Pintura y tradición

Por: La Decoradora  13/02/2008
Palabras clave: Venta Materiales De Bellas Artes, Restauracion Y Manualidades

Entre sus pasiones están los barcos pero su vida gira en torno a la pintura. Pertenecer a la quinta generación que vende lienzos y material de bellas artes le hace ser una de las tiendas más famosas y concurridas de Alicante, por eso ahora se traslada para ofrecer un mejor servicio. Federico Mingot nació en Alicante el 10 de marzo de 1977. Hasta los 16 años estudió en el colegio de los Jesuitas. Ese año, "decidí irme yo al colegio Santo Domingo de Orihuela, un internado", afirma el alicantino. Su decisión vino motivada porque "quería estudiar y sabía que allí lo haría", añade. A los 18 años volvió a Alicante y comenzó a estudiar. "Mi intención era ser Marino Mercante pero acabé estudiando Historia", apunta, además de ayudar a su abuelo en la tienda de lienzos y pintura que tienen en la calle Altamira y que se llama La Decoradora. Después siguió trabajando con su padre hasta que en 2003 se quedó él como dueño. La tradición del negocio viene de 1890 y Federico es la quinta generación que lo regenta. "El primero fue mi tatarabuelo y de él, fueron pasando todos hasta mi", indica. El comerciante va a abrir una nueva tienda en la calle Canalejas de Alicante después de Semana Santa. "Es mejor zona para la venta y cerramos ésta", argumenta el joven. En el nuevo local ofrecerá todo tipo de material de bellas artes "pero por ahora no voy a hacer exposiciones", apunta. El joven empezó con la pintura "pero acabé dejándola porque hay gente con mucha más paciencia que yo y muy buenos en lo suyo", comenta con una sonrisa. A cambio, con los barcos si que desarrolla una pasión. "Tengo los tres patrones de barco, sólo me falta el de capitán que espero sacármelo pronto, cuanto tengo tiempo", añade Federico. Su padre tiene un barco de 10 metros en el puerto de Alicante "y vive en él". Federico también estaba ligado al mar cuando practicaba pesca submarina, "pero ahora lo he dejado". Federico está casado desde 2003 con María Jesús, que trabaja en una asesoría. "Mi mujer es de Santa Pola y vivimos allí", apunta el comerciante. Entre sus aficiones destaca "la lectura por grandes bibliografías de teoría del arte", que según comenta, "dormirían hasta a los caballos pero a mi me apasionan". Además, la pintura también centra las exposiciones a las que acude. "Soy un loco de la pintura, sobre todo en exposiciones. Voy a todas las que puedo", afirma Federico. La pareja también era aficionada al cine, "aunque últimamente vamos bastante poco", añade.

Palabras clave: Venta Materiales De Bellas Artes, Restauracion Y Manualidades