AMBIENTES PÚBLICOS SERVICIOS

Por: KAVISHA  12/04/2009
Palabras clave: Deporte, Piscina, Vestuarios

   El OZONO es un descontaminante natural que, por la acción oxidante del oxígeno que desprende, destruye todo tipo de microorganismos.   Su eficacia viene avalada por instituciones científicas de la solvencia del instituto Pascal de París (Francia). Su uso prolifera en un gran número de países. En España existe una reglamentación específica. La presencia adecuada de ozono en un ambiente cerrado garantiza salubridad, higiene y descontaminación biológica.   Puede utilizarse en ambientes públicos tales como: supermercados, oficinas, almacenes, despachos, tiendas, talleres, cines, hospitales, cafeterías, clínicas...   Como hemos comentado anteriormente, el OZONO es el desinfectante natural más eficaz que se conoce, ya que destruye olores desagradables, elimina sustancias irritantes, alérgicas y molestas, además de reducir notablemente el nivel de microorganismos presentes en el ambiente. Sus mecanismos de acción frente a los contaminantes químicos son, fundamentalmente: Por oxidación directa, sobre las moléculas contaminantes, incorporándoles un átomo de oxígeno, con la consiguiente escisión de la molécula de OZONO, y la liberación de una molécula de oxígeno. Por adición de la molécula de OZONO al contaminante, con lo cual se forma una tercera molécula inestable que se fragmenta en otras de menor peso molecular.   Un medio de distribución del OZONO es a través de los sistemas de aire acondicionado que representa las siguientes ventajas:   Fácil distribución a todas las zonas del edificio. Aprovechamiento de la impulsión del sistema para su difusión. Preservación de la higiene de los conductos. Acceso centralizado al control generador de OZONO. Reducción de gastos de mantenimiento del sistema de aire acondicionado. También se pueden utilizar unidades generadoras de OZONO en aquellos locales que no posean instalación de aire acondicionado, o en los que, por sus especiales características, se precise una dosificación específica de OZONO con generadores murales, tipo CAP-SD de dilución directa.   Un edificio que no disponga de las condiciones ambientales adecuadas repercutirá con efectos negativos sobre la salud de sus ocupantes. Esto mismo influirá notablemente en la productividad laboral de los empleados.   Además, el mantenimiento del edificio es un aspecto clave, pero en muchas ocasiones la limpieza de los conductos y filtros del aire acondicionado es penosa, con dificultades de acceso y operatividad. Por otra parte, es sabido que una limpieza, por profunda que sea, debe completarse con un agente desinfectante.   Sin embargo, un desinfectante de acción temporal no es suficiente para garantizar la higiene de conductos y locales por el tiempo que media entre dos limpiezas consecutivas. La solución más adecuada y segura es la dosificación continua de un agente de acción amplia como lo es el OZONO, tanto a través de los sistemas de acondicionamiento de aire, como en zonas de trabajo o almacenamiento, por dilución directa.   La acción del OZONO destruye el virus de la Legionella e impide su cultivo en las conducciones del aire acondicionado. El OZONO se descompone espontáneamente en oxígeno; es el único desinfectante que no contamina el ambiente. Resumiendo todo lo expuesto anteriormente, el OZONO ejerce una acción muy eficaz contra los contaminantes de muy diversos tipos, entre ellos: Contaminantes químicos de origen orgánico. Contaminantes químicos de origen inorgánico. Contaminantes biológicos (virus, bacterias, hongos, etc).

Palabras clave: Deporte, Piscina, Vestuarios