“La seguridad es lo primero” en desalación

Por: Fike Iberica  15/07/2010
Palabras clave: Material de Seguridad Contra Incendios, Aislamiento De Explosiones

   Uno de los retos más importantes del presente siglo es la combatir la escasez de agua. El agua potable es un recurso limitado, tanto en su cantidad como en su calidad.   La vida humana depende de la disponibilidad de agua dulce. La cantidad de agua en el planeta es inmensa, pero sin embargo el 97.5% del total es agua salada. La salinidad del agua del mar es de media superior al 3%, cosa que la hace no apta para consumo humano, agrícola o industrial.   El agua potable representa tan solo un 2’5% del total. Y aún más, tal solo un 0’3% del agua potable es renovable (el 0.075% del total!). Esto hace del agua potable un bien muy crítico (y fundamental, y preciado) para nuestro futuro.   La desalación permite la producción de agua potable eliminando la sal disuelta y otras impurezas que pueda haber en el agua del mar o salobre. El agua que sale de una planta desaladora no depende del clima y por lo tanto está disponible de forma continua durante todas las estaciones del año. La desalación del agua ofrece soluciones para mejorar la calidad de aguas residuales, proporcionar agua allí donde escasea, o asegurar su presencia allí donde se produzcan catástrofes naturales (terremotos, inundaciones…).     ¿En qué consiste la desalación?   Existen diferentes procesos de desalación:   ·         Osmosis inversa: el agua impura (normalmente agua de mar) es empujada a través de unas membranas semi-permeables que atrapa la sal y otras impurezas a un lado y permite que el agua se filtre a través de un filtro microscópico. ·         Destilación termal: el agua salina se hierve y el vapor purificado se colecta y se condensa. ·         Electro diálisis: se extrae la sal separando y recogiendo sus componentes químicos mediante electro diálisis (más común para aguas subterráneas). ·         Se han desarrollado otros métodos como la osmosis criogénica pero a fecha de hoy no se consideran viables debido a su elevado coste.   En general, el método más común (y con un coste más efectivo) es la osmosis inversa. Es el proceso elegido por cruceros y otros navíos para proporcionar agua de alta calidad. La osmosis inversa es el método preferido por las plantas desaladoras, debido a los avances en la tecnología asociados a este método.     Historia de los procesos de desalación   La desalación por destilación termal fue la tecnología empleada en las primeras grandes plantas desaladoras de los años 50 (la mayoría de ellas en Oriente Medio).   La tecnología con membranas fue desarrollada en los años 60 y 70 del siglo XX, y hacia finales de los 80 la desalación por osmosis inversa ya era la tecnología elegida en el 40% de las plantas desaladoras en el mundo. Según las estadísticas, en el 2006 un 60% de las plantas desaladoras emplean el sistema de osmosis inversa.   El motivo de este aumento significativo son las continuas mejoras en esta tecnología, cosa que ha provocado una mejora en la eficiencia y una reducción en el consumo de energía (menor coste de producción). A fecha de hoy, el litro de agua desalada mediante osmosis inversa es mucho más barata que el litro de agua desalada mediante electro diálisis.   Por ejemplo, la destilación termal usa grandes cantidades de energía para calentar el agua. Este inconveniente hace que las plantas termales necesiten de un mayor capital y que sus costes de operación sean más elevados (se estima que un litro de agua desalada mediante destilación cuesta el doble que un litro de agua desalada!)      

Palabras clave: Aislamiento De Explosiones, Material de Seguridad Contra Incendios