“La seguridad es lo primero” en desalación Parte II

Por: Fike Iberica  15/07/2010
Palabras clave: Sistemas de Seguridad

 ¿Qué es la osmosis inversa?   La osmosis inversa es un proceso de separación que usa presión para forzar un solvente con alta concentración de solutos (agua de mar) hacia una membrana que retiene el soluto (sal) a un lado y permite pasar el fluido puro (agua potable) al otro lado con una concentración baja en solutos. De esta forma, sin gasto de energía, se separan dos soluciones con diferentes concentraciones.   Esto es justo lo contrario a un proceso de osmosis normal, donde es el movimiento natural del solvente el que hace pasar de una concentración baja de solutos a una concentración alta, sin que se aplique ninguna presión. De ahí el nombre osmosis inversa.   Este proceso de filtración elimina entre el 95% y el 99% de la sal y de materiales inorgánicos. La osmosis inversa es el mejor método de filtración disponible, y el agua que produce es limpia, segura y saludable.   Un sistema de osmosis inversa consiste en los siguientes componentes básicos:   -          Pre-tratamiento -          Bomba de alta presión -          Membrana semi-permeable -          Post-tratamiento   El pre-tratamiento es muy importante en la osmosis inversa porque la alimentación de agua debe pasar a través de estrechas vías durante el proceso. Los sólidos suspendidos deben eliminarse y el agua pre-tratarse para evitar la precipitación de la sal y el crecimiento de microorganismos en las membranas. Normalmente este pre-tratamiento consiste en la filtración y en la adición de ácidos u otros productos químicos para inhibir la precipitación. El agua salda es bombeada a través de filtros de arena a alta presión, separando así los minerales.   La bomba de alta presión proporciona la presión suficiente para que el agua pase a través de las membranas y separe así la sal. Esta presión oscila típicamente entre 17 y 27 barg para agua salobre y entre 54 y 80 barg para agua de mar.   La membrana semi-permeable consiste en un equipo presurizado y una membrana que permite que el agua se presurice contra ella. Esta membrana por supuesto debe poder soportar la presión a la que se ve sometida. Las membranas semi-permeables son frágiles, y varían en su capacidad de hacer pasar el agua potable y retener las partículas de sal. Sin embargo, ninguna membrana es perfecta, y siempre quedan cantidades muy bajas, aceptables, de sal en el agua potabilizada.                                      Algunos de los motivos para elegir osmosis inversa en vez de otros sistemas de desalación son: Calidad y salinidad del agua. La eficiencia de las membranas mejora día a día. El consumo de energía se ha reducido, y es menor que en otros procesos. Menor inversión y costes de operación   La mayoría de plantas desaladoras operativas utilizan hoy la desalación por osmosis inversa.   Una visión global del proceso de tratamiento de agua   Las membranas semi-permeables son un elemento clave en la osmosis inversa. Para evitar su fallo y extender su vida útil, el agua de mar es pre-tratada antes de que empiece la osmosis. El pre-tratado suele cambiar la consistencia del fluido y aplica métodos de limpieza y filtración similares a los de una planta de tratamiento de agua.   El agua filtrada se bombea a través de microfiltros que proporcionan más protección aún a las membranas.   Hoy en día y con la tecnología disponible, aproximadamente el 50% del agua que entra en una planta desaladora se convierte en agua potable. El otro 50% se devuelve a su origen (mar), con una concentración de sal más elevada.  

Palabras clave: Sistemas de Seguridad