Evita las regurgitaciones de tu bebé con las leches Sanutri

Por: Sanutri   12/07/2010
Palabras clave: Nutrición, Infantil, Bebé

La regurgitación es uno de los problemas más comunes en la alimentación del bebé. Se trata de expulsiones involuntarias de pequeñas cantidades de leche a medio digerir.

La regurgitación suele producirse durante los seis primeros meses de vida del bebé y acostumbra a desaparecer antes del año, conforme el sistema digestivo va madurando. La causa principal para que el bebé regurgite se debe a la inmadurez de su sistema digestivo, además, de los movimientos bruscos y la posición acostada del bebé durante la toma.

Para evitar las regurgitaciones del bebé se recomienda darle de comer manteniéndolo semiincorporado con una inclinación de unos 30° y evitar presión sobre su estómago. Una vez haya comido, hay que mantener el bebé en posición vertical durante unos 30 minutos, con la cabeza sobre el hombro de la mamá y darle palmaditas suaves en la espalda para ayudarle a eructar.

Los agentes espesantes de la leche son otra de las formas más comunes para evitar la regurgitación. Existen leches específicas para resolver este problema que pueden ser empleadas indefinidamente. Las más recomendables son las preparadas con harina de semilla de algarrobo, ya que se toleran perfectamente por el organismo del bebé.

Aunque la regurgitación es una manifestación habitual y se considera como un proceso normal que tiende a desaparecer con el tiempo y no afecta a la salud del bebé, es motivo de preocupación para los papás. Por ello, Sanutri, especialista en alimentación infantil con más de 40 años de experiencia en Nutrición Infantil, dispone de la leche de continuación Sanutri AR 2 indicada para el tratamiento dietético de vómitos, regurgitaciones y otras alteraciones gastrointestinales. Su fórmula contiene una serie de nutrientes como son la goma garrofín, harina de semilla de algarrobo, como fibra espesante que le da una mayor consistencia y así, evita la regurgitación. También consta de lactoproteínas séricas/caseína de fácil digestión y asegura un óptimo crecimiento. Finalmente, contiene hierro microencapsulado con alta biodisponibilidad que asegura al bebé una absorción óptima de dicho mineral. Su exclusiva formulación aporta una gran cantidad de proteínas, calcio, hierro y ácidos grasos esenciales adecuados a las necesidades del bebé.

Palabras clave: Bebé, Infantil, Lactosa, Leche, Nutrición