Análisis roca lunar Apolo XI

Por: CCI Control de Calidad  08/01/2010
Palabras clave: Control de Calidad

Por:
Miguel Angel Beteta Garmendia
Ingeniero Químico
Graduado en Dirección de Empresas ICADE
Fundador y Director Gerente de Sociedad Española CCI
Director Técnico de CCILAB

En este año 2009 que está finalizando, se ha celebrado el 40 aniversario de la llegada del hombre a la Luna y de la participación científica española en el análisis de las muestras lunares facilitadas por la NASA a la Junta de Energía Nuclear dentro del proyecto de intercomparación internacional de los resultados analíticos.

Televisión Española ha emitido un excelente reportaje de estos hechos, realizado por el redactor de TVE D. Carlos Ruscalleda Roca, cuyo vídeo os proporciono al final de este pequeño relato histórico de mi participación personal.

La historia de mi participación es esta:

Yo trabajaba en la Sección de Radioisótopos de la División de Química Analítica de la JEN, durante un periodo de casi 9 años, pasando de la categoría de ayudante de investigación a la de investigador A3, como ingeniero químico (nombramiento que me notificó personalmente el Director D. Julio Petremén).

Un día, el Jefe de la División, Dr. Fernández Cellini, me dijo que me habían asignado a la Sección de Activación Neutrónica y que a partir de aquel momento pasaba a colaborar directamente con el Dr. Antonio Travesi Jiménez en el proyecto de análisis de las muestras lunares entregadas por la NASA, de forma exclusiva.

La asignación fue un honor que acaté de inmediato. He de reconocer que me inquietó, no solo por la responsabilidad que ello acarreaba para mi, sino también por el riesgo radiactivo que sabía que ello suponía, habida cuenta de que una muestra tan valiosa e irrepetible solo se podía irradiar y tratar de una forma manual y personalizada, y no por el sistema neumático habitual, como así sucedió efectivamente.

Mi primera misión fue aprender el manejo del analizador multicanal que nos acababa de llegar, cuya complejidad era notoria, y en el cual se realizaría el espectrograma isotópico que nos permitiría conocer la composición de la Luna: Los átomos de Luna una vez bombardeados con neutrones procedentes de la fisión nuclear del Uranio 235, se vuelven radiactivos, de tal manera que analizando las energías emitidas por los radioisótopos generados, identificativos de cada átomo de materia, nos permitirían conocer la composición de la Luna; como así fue.

Yo personalmente extraje la muestra irradiada directamente del núcleo del reactor nuclear JEN1 en presencia de un técnico de seguridad nuclear (Geiger en mano), la tomé mediante un recogedor de aluminio con un mango de más de dos metros de largo dotado de un recipiente cilíndrico en el extremo (con el fin de reducir al máximo la dosis de radiactividad recibida), y la traslade rápidamente al analizador multicanal para su inmediato análisis espectrorradiométrico y obtención del resultado final ya conocido.

Como consecuencia de todo el proceso realizado personalmente por mí, yo aparecí en primera posición en la lista de las personas que habían recibido la máxima radiactividad del mes en sus dosímetros personales, publicada en el tablón de la sección de medicina y seguridad, preocupación que me acompañó durante muchos años de mi vida.

Volviendo al reportaje de TV1, y como consecuencia de un artículo que yo había escrito relacionado con mis trabajos en la Junta de Energía Nuclear y mi participación en el Proyecto de análisis de la NASA, se puso en contacto conmigo el redactor de TVE D. Carlos Ruscalleda Roca manifestándome su intención de realizar un reportaje sobre el particular.

Tras responder a sus cuestiones y escuchar mi relato, me preguntó si estaría dispuesto a ponerme delante de una cámara para dicho reportaje dado que le había sido imposible contactar con el Dr. Antonio Travesi. Yo le dije que aceptaría solamente si finalmente fuera imposible localizar al que fuera mi jefe el Dr. Travesí. Para ello le facilité la posible vía de contacto con él, afortunadamente lo localizó y por tanto pudo realizar la entrevista al protagonista directo de la recepción de las muestras de la NASA.

D. Carlos Ruscalleda me manifestó su agradecimiento, me transmitió la alegría del Dr. Travesí al saber de mi, y me prometió enviarme el video del reportaje “¿Te acuerdas?. 40 años de la llegada del hombre a la Luna”, el cual he recibido y he enviado a YouTube para que quede publicado como testimonio histórico de los hechos ().

Desde aquí vuelvo a felicitar a D. Carlos Ruscalleda por su excelente reportaje y profesionalidad, le doy las gracias por su cordialidad, su paciencia y su amabilidad al enviarme el video prometido, el cual he valorado enormemente, dado que representa un importante capítulo de mi vida. Le quedo eternamente agradecido y a su disposición para futuras colaboraciones.

En la entrevista de D. Carlos Ruscalleda Roca al Dr. Travesi Jiménez se ve en el dossier de prensa que muestra y señala con el dedo, la fotografía publicada por los periódicos de la época, en la cual estoy yo sentado y él de pie, realizada el día de la rueda de prensa celebrada en la Junta de Energía Nuclear, en la Avda. Complutense de Madrid, hace casi medio siglo.

LA COMPOSICION DEL POLVO LUNAR.

El análisis del polvo lunar obtenido mediante activación neutrónica en la JEN dio como resultado que los 45 elementos químicos analizados, existentes en las muestras lunares, se encontraban idénticamente en la Tierra. No obstante, desde el punto de vista geológico, otros departamentos afirmaron que la composición mineralógica era diferente respecto de los minerales comúnmente existentes en nuestro planeta.

La intercomparación de los análisis finales concluyó que casi la mitad es cristal de dióxido de silicio, creado por los meteoritos que golpean la luna. Estos impactos, los cuales han ocurrido por miles de millones de años, funden la tierra superficial en cristal y rompen la misma en pedazos minúsculos de color negruzco. En el polvo lunar predominaba el hierro, calcio y magnesio, unidos con minerales tales como la olivina y piroxeno, además del resto de las trazas de elementos químicos mencionados.

La intercomparación de los análisis finales concluyó que casi la mitad es cristal de dióxido de silicio, creado por los meteoritos que golpean la luna. Estos impactos, los cuales han ocurrido por miles de millones de años, funden la tierra superficial en cristal y rompen la misma en pedazos minúsculos de color negruzco. En el polvo lunar predominaba el hierro, calcio y magnesio, unidos con minerales tales como la olivina y piroxeno, además del resto de las trazas de elementos químicos mencionados.

Palabras clave: Control de Calidad

Ponte en contacto con CCI Control de Calidad

Correo electrónico

Imprimir ésta página