Cómo ahorrar en el prelavado

Por: LA HOSTELERA  25/11/2009
Palabras clave: Lavavajillas




En muchos establecimientos de restauración colectiva, cerca de la cocina o dentro,
encontramos la zona de lavado. Estamos acostumbrados a ver un grifo ducha con un operario
inmediatamente antes de la máquina de lavado, normalmente el suelo completamente mojado
y el empleado, que en muchos casos suele ser “el último mono” de la cocina – o al menos
muchos así lo sienten- totalmente desmotivado.
Pero, ¿Cuánto cuesta esto?
Sabemos que es un sistema poco efectivo –por ejemplo, se hace el prelavado desde arriba y
no desde abajo - Sabemos que tiene unos costes inadmisibles ya que uno de estos grifos logra
alcanzar un caudal de 15-20 litros/minuto de agua caliente. Con el suelo siempre mojado el
ambiente de trabajo puede ser estresante. Si contamos el coste ecológico y las horas de
trabajo, todo esto nos lleva a pensar razonablemente que estamos desaprovechando recursos.
Existen en el mercado sistemas automatizados para realizar esta tarea sin necesidad de
personal y consumo de agua cero: PRM (pre rinse machine) Máquina de prelavado automático.
Estas máquinas eliminan el consumo de agua del grifo ducha, ya que utilizan el agua sobrante
del lavavajillas, que tiene detergente y temperatura. Como la vajilla ha pasado primero por la
PRM y sale aparentemente limpia (que no higienizada) las necesidades de agua,
calentamiento y detergentes en la máquina de lavado se reducen drásticamente. Reduce
también la necesidad de cambios de agua durante el día. La calidad del lavado mejora
considerablemente porqué la presión del agua y la temperatura en el prelavado aumentan, y
además lava desde arriba y desde abajo.
Podemos mejorar la calidad del lavado. Optimizar el gasto. Eliminar en parte el estrés de los
empleados y evitarles miles de movimientos repetitivos al año.
Todo esto con sistemas de lavado respetuosos con el medio ambiente que evitan arrojar miles
de litros de agua con detergente por el desagüe aprovechando el agua remanente del lavado,
realizando el prelavado con agua y detergente gratis.
Como de costumbre, cuanto mejores son las prestaciones más elevado es el precio, pero si
hacemos un cálculo realista de los costes de uso del grifo ducha y lo comparamos, podemos
observar que conseguir un equilibrio óptimo entre inversión/costes de explotación y
mantenimiento de la zona de lavado, es con diferencia una tarea mucho más ardua –por no
decir imposible- con el sistema tradicional de grifo ducha, y aumenta proporcionalmente cuanta
más vajilla tenemos que lavar.
Mas información: http://www.lahostelera.com/

Palabras clave: Lavavajillas