Consejos para elegir fotógrafo de boda

Por: Fran Russo - Fotógrafo  02/08/2008
Palabras clave: Fotografía, Video, Fotógrafos

Todos conocemos a alguien que ha tenido alguna situación incómoda con el fotógrafo de su boda. Mayoritariamente se debe a que no se cumple con lo acordado o el trato no es el esperado. Como no podemos cambiar a las personas lo que sí podemos hacer para que esto no ocurra es escoger muy bien al profesional que capturará para siempre ese día. Este artículo y otros están disponibles en mi blog o web... www.franrusso.com
El trato, la persona Debe haber "feeling". Se requiere sensibilidad. Ante todo hay que decir que el fotógrafo debe no poneros más nerviosos de lo que estaréis, por lo tanto es muy importante escoger a la persona indicada, no sólo por su profesionalidad, sino por su carácter. Se supone que el profesional debe captar vuestra emoción, capturar la belleza. Si no veis sensibilidad en esa persona poco podrá hacer en un momento emotivo.
Hay mucha psicología en este arte. Las fotos saldrán mucho más hermosas si hay complicidad, si el profesional sabe lo que queréis y si vosotros sabéis lo que podéis pedirle. A primera vista uno debe tener una buena impresión, reconocer a un profesional no consiste en que sea extremadamente serio, sino que sepa trasmitir; ser emocional y responsable a la vez. A veces es contraproducente la seriedad, porque nos cohibirá el día de la boda. Debe haber “feeling”, lo que se dice comunicación, vamos. Algunos fotógrafos concertamos citas previas, e incluso sesiones informales de paisano para “romper el hielo” y que el día de la boda la pareja se relaje delante de las cámaras. Si es posible, exigid esto. Si son buenas personas no tendrán problema en hablar y hacer lo que haga falta. Cuidado con las subcontrataciones. Que vaya a vuestra boda quien habéis elegido. Cada persona es un mundo haciendo fotos.
El estilo Buscad diferentes estilos, hallad el que se asemeje a lo que soñáis. No os conforméis con lo conocido; buscad. Es muy importante ver sus trabajos (una imagen vale más que mil palabras), comprobar que sabe lograr lo que tenemos en mente. Hay fotógrafos de muchos estilos completamente diferentes. Los novios deben averiguar qué desean y qué es posible para su álbum. Muchos novios creen que sólo se puede hacer lo tradicional, lo clásico. Sin embargo hay mucha innovación si se sabe buscar. Un fotógrafo expone en su escaparate o en su web lo que piensa es lo mejor de su trabajo. Por lo tanto si no nos gusta lo que muestra no debemos dar más pasos, tenga el precio o la reputación que tenga, pues nos estamos engañando a nosotros mismos y luego esperaremos un trabajo que no será real. Si se duda lo mejor es pedir ver más fotos. Si nos convence a la primera, ya está, pero no exigir lo que no se puede dar. No deben cerrarse a lo que se oferta, sino buscar al profesional que ofrezca lo que ellos sueñan. Es un día muy importante, requiere pues de todo esfuerzo posible. Podemos hallar fácilmente las clásicas fotografías de pose, iluminadas con flash frontal, etc. Pero podemos buscar algo diferente, alguien que trabaje mejor la iluminación como deseamos, que no nos haga posar tanto y nos fotografíe más espontáneamente. Hay un estilo que se denomina “fotoperiodismo de boda” que pocos profesionales desarrollan en España pero que está teniendo cada vez más auge. Otros unen el estilo proveniente de la moda, de los catálogos de ropa. No hace falta ser modelo para estar elegante y transmitir belleza. Todos pretendemos salir guapos, pero esto depende de muchos factores, sobre todo de la luz. El fotógrafo juega con la luz. Por ello el flash usado clásicamente resta naturalidad pero utilizado con arte logra maravillas, al igual que la luz natural, los atardeceres, las ventanas o las mismas luces de la iglesia. Todo puede ser factible de embellecer si se sabe usar. Mirad trabajos, fijaos en cómo se usa la luz. Se trata de gusto estético, por lo que el fotógrafo debe saber hallar la belleza, captarla y procesarla elegantemente. Si falla algo de esto hallamos un vacío. Por lo tanto es importante cómo toma las fotografías y cómo las compone en el álbum. Hay procesos y revelados mal hechos que le quitarán toda la gracia a una imagen. Debemos saber si queremos brillos, mates, efecto media (esas fotos ligeramente difuminadas), degradados, florecitas y mil y un efectos y procesos que pueden estropear o mejorar una foto. Un buen fotógrafo debe saber captar lo que los clientes sueñan y unos buenos clientes deben saber elegir al fotógrafo que sepa lograrlo. Los escenarios El mejor escenario puede ser el más fácil y sencillo. Muchos novios quieren fotos en lugares puntuales de sus ciudades. El escenario no es lo más importante. Un buen profesional sabrá aprovechar lo mejor de cada espacio y a veces se pierde mucho tiempo y no merece la pena. Por ejemplo, yo resido y fotografío mucho en Granada y muchos quieren la Alhambra. No siempre da tiempo, y aún así, las que creo son mis mejores fotos no son en la Alhambra, por muy hermosa que sea, sino en los lugares más insospechados, sobre todo en cualquier rincón o paisaje de naturaleza. Algunos novios tienen en la cabeza ideas que no son materializables. Ved trabajos y pedid fotos similares que sepáis ese fotógrafo en concreto sabe y ha demostrado hacer. Cuidado con las iglesias muy oscuras. Avisad al fotógrafo y si es posible visitadla con él. Narradle lo que sepáis de la ceremonia; colocaciones especiales, músicos, etc. Puede haber junto a nosotros un cartel enorme de carretera, o postes, o una casa horrible, que si el fotógrafo sabe ingeniárselas, sólo saldrá el paisaje en el que no habíamos caido a ver. Un encuadre perfecto nos posiciona en los más maravillosos escenarios sin tener que ir a escenarios complejos. Y unido al proceso por ordenador donde se borran elementos ni hablemos. Exclusividades y subcontratas Hay restaurantes e iglesias que tienen exclusividad y fotógrafos que subcontratan a otros. Tristemente el dinero corrompe allá donde llega. En algunas iglesias y restaurantes (de Madrid y otros lugares del norte) se exige la contratación de ciertos fotógrafos en exclusividad. Naturalmente la calidad de estos en la mayoría de los casos deja mucho que desear y aunque sólo sea por coartar la libertad ya es un acto bochornoso. Si un fotógrafo realmente destaca no tiene que recurrir a estas artimañas, por lo que ya no es arte, sino triste y llano comercio. Se entregan grandes sumas de dinero cual si fueran sobornos para que sólo se contrate a ciertos fotógrafos. Es legal, pero inmoral. Téngase en cuenta esto a la hora de elegir iglesia o restaurante y pídase detalladamente que esto no sucederá. Como digo, que yo sepa, suele ocurrir en Madrid. En Granada, donde habitualmente trabajo y resido, esto jamás sucede, como en Andalucía. Yo personalmente no me casaría en una iglesia y por un sacerdote que se lucra de mis recuerdos, ni en un restaurante donde juegan con mi libertad. Del mismo modo, algunos estudios subcontratan gente a la hora de la boda. Insistir en que vaya con quien habéis tenido la entrevista, porque es el profesional en quien depositásteis vuestra confianza. Si todo está bajo contrato, podéis reclamar si no se presenta esa persona.
El álbum Puede ser de dos tipos; digital o tradicional. ¿Cuántas páginas, cuántas fotos? Album digital. Se trata de un álbum en el que toda la hoja está impresa, es decir, es como si encuadernáramos las fotos directamente. Obvio que son fotos enormes y de un papel especial. Podemos diferenciarlo rápidamente por estar impresa toda la cara de cada página y no haber intersección en el pliegue central. Se llama digital porque esa composición que determina lo que imprimimos en cada hoja se hace por ordenador. Básicamente se hace un “collage” más o menos elaborado, al gusto con mayor o menor ornamentación. Hay fotógrafos muy rococós que recargan mucho y otros más minimalistas. Cada pareja busca su estilo y debe trasmitirlo o elegir al profesional que lo sepa desarrollar. Aquí juega un papel muy importante cómo se compone el álbum. Si se usan fotos muy grandes o pequeñas y las formas de colocar cada imagen. Deja claro si no te gustan las transparencias, las florecitas, las frases o si prefieres unos tonos en concreto. Dejar esto al fotógrafo puede arruinar el álbum, porque puede acertar o no. Este suele ser más caro porque el proceso de producción es de mayor coste y porque la composición de las fotos requiere toda la maestría del fotógrafo usando photoshop o el programa de turno durante muchas, muchas horas (si se quiere un buen acabado). Álbum tradicional. Es el clásico álbum donde se pegan las fotos en las hojas. Estas pueden ser muy grandes y casi ocupar toda la hoja, e incluso tener “collage” de fotos (algunos fotógrafos llaman a esto álbum semidigital). La cantidad y quien elige las fotos Intentad elegid vosotros las fotos y no escoged el álbum más grande. Lo normal es hallar álbumes de 60 páginas donde caben hasta 120 fotos muy bien mostradas. Esta suele ser una cifra normal en álbumes digitales porque se juega mucho con imágenes grandes y pequeñas. Más suele ser excesivo, menos escaso. Todo depende del gusto con que se haga el álbum. Habrá fotografías que se quieran mostrar en todo su esplendor, como retratos, paisajes o perspectivas, y otras cuya presencia es meramente recordatoria, como grupos o detalles. Un álbum muy grande puede ser luego un estorbo porque no se sabe donde guardarlo y no significa que las fotos sean de mejor calidad impresa. Muchas páginas tampoco significa que vaya a caber todo ni se debe pretender esto último. Hay muchos estilos a la hora de poner las fotos en el álbum, sobre todo en los digitales. Los novios deberían ver trabajos previos y elegir un estilo, si es que el fotógrafo sabe trabajar diversos estilos. También podemos trasmitir al fotógrafo lo que se busca, pero será difícil lograrlo si no lo ha hecho previamente y halláis lo que buscáis reflejado en trabajos anteriores. Algunos fotógrafos eligen ellos las fotos que irán en el álbum. Otros hacen una preselección mayor o menor. Estaría bien que los novios elijan puesto que quizás no se vean bien en algunas imágenes que el fotógrafo pensaba eran mejores. Dejaros aconsejad, pero tampoco ser obligados; es vuestro recuerdo, no el del fotógrafo. Equipo: digital vs analógico La tecnología digital supera con creces ya lo analógico; si se sabe usar, claro. Las cámaras digitales profesionales, tanto de video como de fotografía, ahora superan con creces las posibilidades de las analógicas. Incluso los hermosos blancos y negros de la película son ya logrados con un correcto procesado profesional. Que sea digital no significa que no haya un prodeso posterior muy elaborado. En el ordenador se debe hacer el mismo o mayor trabajo que con el revelando de líquidos. El resultado es radicalmente diferente y las cámaras profesionales usan formatos especiales de alta sensibilidad. Pero un uso incorrecto de estas tecnologías, tanto de la cámara como del proceso puede arruinar la calidad del trabajo final. Buscad un profesional que una estas cualidades o se rodee de profesionales que saquen el mejor partido de vuestras fotos y video. Si el fotógrafo que preferís usa analógico puede lograr estupendos resultados, incluso en álbumes digitales (puesto que se escanean los negativos), pero puede ser señal de no querer innovar. Hay grandes profesionales que aún usan analógico. El precio Muchos novios buscan por precio y no por calidad o estilo. Caro no es sinónimo de bueno; barato tampoco de suficiente. Uno sabe muy bien cuando lo que compra vale lo que cuesta. A la hora de elegir fotógrafo y vídeo debe ser uno mucho más exigente que al comprar un televisor o una lavadora, puesto que será algo irrepetible. Gastarse mucho dinero no es garantía de nada. Elegir a un profesional porque cobra mucho no significa que el producto sea lo que tenemos en mente. Tampoco elegir uno barato salga lo que salga es una buena idea, porque puede que tiréis el dinero con fotos que no os gusten ni representen ese maravilloso día. Concretad modos de pago, señales y fechas de entrega, así como extras como desplazamientos y demás. El precio final debe estar claro desde el comienzo, sin sorpresas. Todo por escrito y firmado de la mejor forma que se pueda reflejar. Comprobad y exigid que el fotógrafo esté dado de alta como profesional para poder reclamar en caso de problemas (casi nunca los hay, tranquilidad). Las fotos Tened muy claro cuántas fotos se hacen y cómo. Algunos fotógrafos cobran por foto disparada, otros los las que luego elegís. Otros profesionales eligen ellos las que irán en el álbum. Con la llegada de las cámaras digitales se pueden disparar tantas fotos se quiera sin gastos extra y así hay más donde elegir. Cobrar por foto disparada actualmente no lo hace nadie salvo si usa analógico. Planificar el día D Todo claro; horarios, lugares e itinerarios donde os acompañará el fotógrafo. Debe quedar claro qué se va a fotografiar. Hay quienes sólo fotografían la ceremonia, o sólo los exteriores, quienes no se quedan al convite o quienes cobran cada cosa por separada. Los precios pueden variar mucho de lo pensado originalmente y todo debe quedar por escrito. Concertar varias entrevistas para que esté todo bien planificado. Horarios y lugares bien estructurados y teniendo en cuenta los imprevistos. Plan B en caso de que no podáis acceder a los escenarios elegidos (Algunas veces no te dejan entrar en un jardín, momumento o lugar concreto donde querías unas fotos, o simplemente se olvidó que sería festivo y estaría cerrado). Las copias Incluidas o no. Algunos fotógrafos sólo entregan el álbum y cobran las copias extra aparte. Dejad claro esto. Otros entregan todos los negativos e incluso las imágenes preparadas para imprimir donde vosotros deseéis. ¡Un saludo y felicidades! Espero que esto os sea útil para lograr lo que buscáis. Tened paciencia y perseverancia. Al final lograréis el mejor resultado.
Atentamente:
Fran Russo. Fotógrafo profesional.

Palabras clave: Fotógrafo, Album, Album Digital, Fotografía, Fotógrafo boda, Fotógrafo de boda, Fotógrafo de bodas, Fotógrafos, Fotógrafos de boda, Fotógrafos de bodas, Fotoperiodismo, Fotoperiodismo de boda, Video,

Ponte en contacto con Fran Russo - Fotógrafo

Correo electrónico

Imprimir ésta página