Cara vista de colores para una fachada grecada

Por: Palautec  21/06/2010
Palabras clave: Fachada, Ladrillos cerámicos caravista, Obra Vista

La edificación se organiza en dos bloques rectangulares de cuatro plantas cada uno sobre rasante, prácticamente simétricos. Es un conjunto característico de vivienda colectiva o multifamiliar, agrupada en altura, con accesos y zonas comunes según cada portal. Sobre una superficie ocupada de 1?110 m2 se construyen 3?819 m2 de uso residencial, más otros 2?575 m2 bajo rasante, destinados a garajes y trasteros.

Se proyectaron un total de 54 viviendas, principalmente de uno y dos dormitorios, disponiéndose longitudinalmente en las dos fachadas (al parque del Alamín y a la ciudad de Guadalajara), con las estancias al exterior y los cuartos húmedos o de servicio al interior. Un pasillo distribuidor, desde el que se accede a las distintas viviendas, hace las veces de espina dorsal o eje que divide las dos vertientes. La forma prismática regular se corresponde con la del solar: sendos paralelepípedos de 32 x 15 metros se alinean frente al parque próximo. Los huecos o ventanas siguen un ritmo horizontal cambiante, a modo de greca que rodea cada planta en una sucesión controlada de quiebros recortados sucesivamente por arriba y por abajo. A su vez, cada planta es distinta cromáticamente, acentuando la disposición zigzagueante por niveles.


Para conseguir este efecto el arquitecto del proyecto, Ángel Luis Lorenzo, consideró oportuno como elemento diferenciador de calidad y estética el empleo de ladrillos cara vista klinker Palau de Palautec. La medida de los ladrillos es de 24 x 11,3 x 52 mm. En concreto se escogieron varios modelos de las gamas naturales y cromática, todos ellos con el sistema AG (Alta Gresificación). Las prestaciones de estos ladrillos en fachada son inmejorables: una vez colocado el ladrillo se garantiza las características técnicas y estéticas (inalterabilidad del color del ladrillo) durante toda la vida útil del edificio. Gracias a la nula absorción de agua que tienen en la cara vista no penetra ni suciedad ni humedad en el ladrillo por lo que no envejece la fachada con el paso del tiempo. Además aporta otras ventajas como la impermeabilidad de la fachada a través del ladrillo, o que en caso de grafitis es mucho más sencillo, rápido y económico limpiar la fachada. Los tonos y modelos escogidos son cuatro, uno por planta: gris oscuro (modelo Klinker Gris Grafito), azul (modelo Klinker Azul Añil), verde (modelo Klinker Verde) y anaranjado (modelo Klinker Trigo). A ellos se le añade un tono gris claro (modelo Klinker Gris Perla), cielo, coronación que se corresponde con la planta de cubierta. Esta disposición se corresponde con la percepción del edificio desde el parque. Metafóricamente, los distintos tonos evocan la presencia de la roca o terreno natural (gris oscuro) sobre el que se levanta el edificio, junto a una idílica lámina de agua (azul) y varios árboles y vegetación del vecino parque (verde), para rematarse en tonos terrosos anaranjados (color trigo) propios de las edificaciones de la ciudad, que actúan como telón de fondo.

Así, sobre un basamento macizo de hormigón, únicamente horadado por la sucesión uniforme de las ventilaciones de los cuartos trasteros, se dispone una primera planta, ligeramente por encima del nivel de la calle Doctor Creus, con un desnivel de unos dos metros respecto al parque, de color gris oscuro, más en contacto con el terreno. Por encima, el resto de las grecas, leit motiv de la obra: azul, verde, trigo y finalmente, gris claro, recortando chimeneas y demás cuerpos de la última planta, en la coronación del edificio. El motivo grecado aparece también en el interior y en los garajes.

Palabras clave: Fachada, ladrillo blanco, Ladrillo gris, Ladrillos cerámicos caravista, Obra Vista

Ponte en contacto con Palautec

No se ha proporcionado ningún correo electrónico

Imprimir ésta página