Polideportivo con fachada de hormigón polímero de colores en San Sebastián

Por: ULMA HORMIGON POLIMERO, S.COOP  21/06/2010
Palabras clave: Hormigon Polimero

El nuevo complejo deportivo del barrio de Aiete en San Sebastián ha abierto recientemente sus puertas al público después de más de un año de obras de remodelación. Ulma ha colaborado en el proyecto desarrollando su sistema de fachada ventilada de hormigón polímero y llevado a cabo por LKS Ingeniería.

Para este proyecto público, Arantxa Jauregi y Javier de La Fuente, contemplaban utilizar un material pétreo para la fachada ventilada pero la ligereza de las placas y su versatilidad de combinación de colores inclinó la decisión hacia al hormigón polímero. Este hormigón respondía a la idea de material que tenían pensado para el edificio, encajaba en los módulos que estaban definidos y respondía a las necesidades de durabilidad y resistencia que exigía un edificio público como el Polideportivo de Etxadi.

Las nuevas instalaciones han aumentado en prestaciones y atractivo. El polideportivo de Etxadi contaba con tres piscinas descubiertas y, en la actualidad, cuenta con dos cubiertas y otras dos, de uso veraniego, al aire libre. Además, el recinto dispone de nueve pistas de paddle, de las cuales seis están cubiertas, dos gimnasios y otros equipamientos como una zona de juegos infantiles, una pista polideportiva y una cafetería con acceso directo desde la calle.

El punto de partida fue aprovechar al máximo las características tanto físicas como cualitativas del lugar. La clave del proyecto es el posicionamiento del edificio en el solar ya que articula las dos plataformas principales en las que se desarrolla el programa: La primera, orientada al sur, contiene las piscinas descubiertas y zona verde de solarium que se encuentran a la misma cota que las piscinas interiores y en la segunda, orientada al norte y a un nivel inferior al que se accede desde la planta semisótano, se disponen las pistas deportivas. La cubierta del edificio es una lámina que se pliega en forma de V para recoger el agua de lluvia que se aprovecha para riego de las zonas verdes del conjunto y en los extremos se vuelve a plegar a modo de voladizos que protegen  las fachadas acristaladas del sol y de la lluvia.

Desde un inicio se pensó en un material pétreo para la fachada ventilada pero la ligereza de las placas y su versatilidad al combinar colores inclinó la decisión hacia el hormigón polímero. La posibilidad de incluir una composición de fachada de tres colores, inspirados en los tonos de las construcciones del entorno, permitió dotar al edificio de cierto dinamismo y significarlo dentro del conjunto del barrio.

El hormigón polímero en rehabilitaciones ofrece la posibilidad de colocación sin necesidad de eliminar el paramento existente; hacer un cambio extraordinario de estética ofreciendo una transformación espectacular; y una importante mejora de aislamiento térmico y acústico. Además la ejecución es rápida.

Además de otras soluciones en materia de sostenibilidad, la fachada ventilada mejora notablemente el comportamiento térmico del edificio. Un buen diseño consigue edificios energéticamente más eficientes que permiten reducir el consumo excesivo de energía, por lo que ambas partes, usuarios y medio ambiente, salen beneficiados. Es una solución que la ingeniería que ha confiado en el hormigón polímero Ulma utiliza habitualmente y que entiende que tiene grandes ventajas para todas las partes.

Palabras clave: Hormigon Polimero

Ponte en contacto con ULMA HORMIGON POLIMERO, S.COOP

Correo electrónico

Imprimir ésta página