Cerámica de colores para nuevos efectos visuales en fachada

Por: MALPESA  21/06/2010
Palabras clave: Ladrillos, Bloques, Ladrillos cerámicos caravista

El consultorio y oficina para Fremap de Parla, obra de Miguel Lapuerta y Manuel de Lorenzo, debía dar respuesta a las demandas tanto asistenciales, como administrativas que hoy en día tienen que satisfacer todas las mutuas. Esto generó, a nivel distributivo, en función de las necesidades, una serie de espacios que aquí se pretendieron resolver y optimizar aportando la mayor calidad arquitectónica posible en cuanto a funcionalidad y tratamiento espacial se refiere. Distantes aquellos años oscuros para el mundo sanitario en que se escucharon denuncias como la de la enfermera Florence Nightingale en 1?863, hoy en día la sanidad se entiende como algo inmediato, casi como moneda de cambio. La medicina como algo que tú vendes y yo compro. Para hacer esto realidad, en la medida de lo posible, se han de optimizar todos los factores ligados a un establecimiento de este tipo: entorno saludable, personal humano, adelantos tecnológicos y espacio arquitectónico.

Con 2?653,30 m2 de superficie, su forma casi se asimila a la de un rectángulo de 83,80 ≈ 31,66 m, siendo su desnivel máximo entre vértices opuestos, en avenida de América y en calle Turín, de 2,39 m. Al ser un centro para personas temporal o permanentemente disminuidas, se consideró la importancia de la planta baja cuantitativa y cualitativamente muy superior a la de las plantas en altura al carecer aquella de barreras arquitectónicas. Se ha concentrado todo el programa médico en aquella, llevándose los servicios de garaje e instalaciones a las plantas inferior y superior. Para minimizar los recorridos se accede por la mitad del lado largo. Para marcar la entrada, esta se sitúa en un volumen que es más alto que se hace ver por el cambio de color y despiece. Ocho rectángulos de idénticas medidas en planta, 16 ≈ 10 m, se maclan para definir los distintos espacios. Su altura varía resultando los ocho rectángulos de tres alturas distintas de 4 m, 5 m y de 6 m que es el que marca la entrada. Los volúmenes son todos de ladrillo, con los lados cortos opacos y los vanos en los largos. Estos albergan las rejillas de ventilación, retranqueadas veinticinco centímetros. Algunos huecos irán opacitados con plancha de cobre por su lado visto y pladur con planitherm en su cara interior.

Arquitectura tradicional por el uso de un material clásico, el ladrillo, pero con aspecto actual al disponer bloques klinker, en tres tonalidades y dos despieces, uno de ellos totalmente novedoso, para los paños cortos y ciegos. La singularidad de la traba, buscaba crear una nueva estética, la alternancia de tonos entre los distintos bloques que acentúa más la arquitectura volumétrica de conjunto y el cambio de color significar el acceso. Vidrio y metal en los lados más largos. El metal aparece en forma de aluminio estructural o de cobre como parte de cerramiento. La cubierta es plana, invertida, acabada en canto rodado. En el revestimiento exterior de la clínica, se han utilizando tres tipos de ladrillo cara vista de Cerámica Malpesa. El Klinker Gris y el Klinker Blanco, se han puesto creando un efecto visual nuevo. Estos se han colocado en una disposición inusual, con un aparejo donde se hacen grupos de 4 piezas que forman un cuadrado con las piezas colocadas unas veces en horizontal y otras en vertical, siendo dos de un modelo y dos del otro. Por su parte, el ladrillo rojo Bailén formaba un bloque independiente. Para las esquinas de las fachadas formadas por ladrillos blancos y grises se fabricaron piezas especiales.

Palabras clave: Bloques, Ladrillos, Ladrillos cerámicos caravista