Mindfulness

Por: Gustavo Pérez Psicólogo  16/06/2012
Palabras clave: mindfulness, tratamiento ansiedad

El mindfulness puede entenderse como un prestar atención de una manera particular: al momento presente, de forma deliberada, y sin enjuiciar. Hay pues dos componentes: la toma de conciencia deliberada de lo que existe en el momento presente, más una actitud de aceptación o no-juicio sobre lo atendido. Estos dos elementos, que parecen independientes, aportan de maneras distintas a distintos procesos de cambio. Intentando entender qué supone el proceso de mindfulness en psicoterapia, me asaltan ciertas ideas como posibles claves actitudinales: · una clave temporal: centrarse en el presente, y con ello anular la divagación mental sobre pasado/futuro (irrealidad) · una clave experiencial: se atiende y potencia la experiencia en sí, y por tanto se cancelan las evitaciones/escapes que son reacción mental habitual ante el malestar y que tienden a mantenerlo. · una clave sobre el control: se renuncia al control directo, esforzado, sobre la experiencia. Se acepta la misma como es. · una clave sobre la vulnerabilidad: se permite la misma, se atraviesa el miedo a estar en posición de debilidad/fragilidad · una clave sobre la certeza del yo: se permite el no-saber, el dudar de las soluciones intentadas, el carecer de valoración definitiva · una clave sobre el proceso de cambio: observar y no intentar cambiar. En general, soltar lastre antes que hacer; aligerar antes que intentar. Esta suma genera cambio terapéutico en su sentido más general y consensuado: primero convierte lo no consciente (en sentido de automático) en consciente; luego esta conciencia cancela el canal habitual (automático de nuevo) de procesamiento cognitivo: definición/ explicación/ expectativas/ conclusiones/etc y de reacción (acción refleja, no deliberada) y empuja a un no-saber/no-juzgar que resetea el afrontamiento (problemático) por defecto. En ese espacio sin reacción se puede entonces curiosear e indagar (desde la intención y cierta distancia emocional pero sin la angustia del tener que) nueva información/nuevas perspectivas/nuevos matices emocionales liberados de pre-juicio y por tanto más simples, más limpias, más reales, menos racionalizadas, más organísmicas…De ahí, es más simple poder generar, además con la sensación de hacerlo desde la responsabilidad personal (y la atribución interna), otras respuestas que induzcan cambio, y éstas reinician el ciclo.

Palabras clave: mindfulness, tratamiento ansiedad

Ponte en contacto con Gustavo Pérez Psicólogo

Correo electrónico

Imprimir ésta página