Reciclaje de la papelera Torras con un RM100 (II). Septiembre, 2008.

Reciclaje de la papelera Torras con un RM100 (II). Septiembre, 2008. desde B-Biosca, S. L.

Por: B-Biosca, S. L.  15/09/2008
Palabras clave: Excavaciones, Residuos, Obra Civil

En el término municipal de Balaguer, a 30 km. de Lleida, la empresa de trabajos de demolición B. Biosca, S. L. ha terminado recientemente la demolición del complejo industrial papelero Impacsa, una empresa del Grupo Torras que durante años fue el buque insignia de tan potente Grupo. Sobre una superficie de 135.000 m2 se levantaba una estructura formada por varios edificios de hasta cinco pisos de altura, naves industriales y una chimenea de más de 40 metros de altura. Los trabajos en este complejo comprendían la demolición de los 90.000 m3 de hormigón con que contaba el complejo, así como su recilclaje, transformando todo el hormigón en zahorra que posteriormente se utilizará en el propio solar. La obra comprendía todos los trabajos de demolición de las superficies al aire libre y de todas aquellas estructuras enterradas o de cota cero para abajo: “El trabajo ha sido muy bonito, aunque complicado. De los 90.000 m3 de hormigón, 40.000 m3 se encontraban sobre la superficie y los 50.000 m3 restantes bajo la cota cero, estando algunas estructuras enterradas hasta los 8 metros de profundidad”, matiza el Sr. Biosca, gerente y propietario de la empresa de demoliciones B. Biosca. El montante final de material a demoler fue de 90.000 m3 de hormigón y elementos cerámicos. Los trabajos realizados en la papelera comprendían la propia demolición y el reciclaje de todos los materiales que aparecieran en el complejo industrial. El hormigón y los materiales cerámicos se transformaron en árido reciclado (zahorra para subbases) para su posterior utilización en la construcción de la urbanización de 2.500 viviendas que van a ir en este solar; el hierro se fue acopiando para darle salida a través de un gestor autorizado; los depósitos fueron inertizados y posteriormente achatarrados; y las baterías, aceites y pinturas recogidas por los correspondientes gestores autorizados.
La obra comenzó hace unos meses y el día de la visita la demolición sobre la cota cero estaba prácticamente terminada, se estaban realizando trabajos por debajo de dicha cota y el reciclaje de los materiales inertes estaba ya muy avanzado. Hasta la fecha de la visita se habían tratado ya 80.000 m3 y faltaban únicamente otros 10.0000 m3. La obra de demolición y reciclaje finalizó hacia mediados del mes de junio. La propiedad del terreno contrató a la empresa leridana B.Biosca para la realización de la demolición total del complejo, excepto la chimenea (que quedará como vestigio de lo que fue un gran complejo industrial) y el reciclaje de la fracción pétrea que allí se extrajera, trasformándolo en árido reciclado, concretamente en zahorra, que posteriormente se utilizaría como subbase en la construcción de la urbanización. B.Biosca, una empresa especializada desde hace muchos años en la demolición de edificios y estructuras industriales, nunca había realizado trabajos de reciclaje y desconocía el sector de los grupos móviles para tratamiento in situ. Las condiciones tan duras impuestas por la propiedad sobre la calidad final del árido llevó al Sr. Biosca a buscar un grupo móvil que fuera capaz de dar la producción requerida, con tan difícil material por la cantidad de hierro con que contaba, y que garantizara una curva granulométrica, una cubicidad y unas caras de fractura de máxima calidad. Tras analizar varias de las propuestas recibidas de los distintos fabricantes e importadores de grupos móviles en España, se decantó por un Rubble Master RM 100, un grupo móvil de accionamiento diesel-eléctrico suministrado por la empresa Ibermop, a través de Simorra, S.A., distribuidos para toda Cataluña de los equipos de origen austríaco. El equipo adquirido fue la unidad más grande con que cuenta Rubble Master. Concretamente, se trata del modelo RM 100, un grupo móvil de 28 toneladas que monta un molino impactor de boca 950 x 700 mm y que alcanza una producción de hasta 200 t/h. B.Bioscaadquirió este equipo con una criba en cabeza OS 100 y transportador de retorno, que garantiza la retrituración del rechazo. Sin embargo, en la obra de la papelera únicamente estuvo trabajando el equipo, no habiendo sido utilizada ni la criba en cabeza ni el transportador de retorno.  El grupo móvil Rubble Master RM 100 comenzó a desempeñar sus labores de reciclaje en esta obra paralelamente a las labores de demolición. Su trabajo arrancó a principios de febrero y se dio por finalizado a mediados de junio con el tratamiento de más de 90.000 m3 de material cerámico y hormigón. El material demolido era transportado y acopiado en la zona de reciclaje. Allí, una excavadora case con un demoledor secundario procedía a pulverizar todo el material dejándolo a un tamaño de 0-800 mm. Una excavadora Case CX230B era la responsable de realizar una selección previa del material, quitando gran parte del hierro previamente y alimentar al grupo móvil Rubble Master. “Este trabajo cuenta con mucho más hierro del que nos habíamos imaginado, lo que incrementa los tiempos en los trabajos de reciclaje. Hasta la fecha se habían sacado 800 t. de hierro y se espera que al término de la obra superemos las 1.200 t. Durante los primeros meses, en que la cantidad de hierro era mayor, el gestor autorizado para este material contaba con un equipo para el cortado de las varillas y varios camiones diarios evacuaban el material. Actualmente, a menos de dos meses de acabar la obra, tenemos un tráfico de 3 o 4 camiones diarios llevándose el hierro”, explica el Sr. Biosca. La fracción 0-800 mm es alimentada al grupo móvil Rubble Master 100 por la excavadora Case tras haber pasado una previa preselección y haberse limpiado el hierro de mayor tamaño. “Aunque el equipo alcanza las 200 t/h de producción, con este material que tiene tanto hierro en esta obra la producción real media es de 100 t/h”, explica Santos Álvaro, gerente de Ibermop, la empresa importadora de los grupos Rubble Master para toda España. La producción durante toda la obra fue de 1.200 t/día, es decir; de 750 m3/día, una producción muy elevada si se tiene en cuenta que fueron extraídas más de 1.200 t de hierro del material pétreo. El material alimentado por la excavadora cae en un alimentador vibrante que descarga el material sobre una precriba de 1.500 x 900 mm, lo que garantiza el corte de la fracción pétrea y la evacuación del pasante por la cinta transportadora lateral. Como en la obra de reciclaje de Impacsa se buscaba una zahorra final 0-40 mm, toda la fracción 0-800 mm que entraba en el grupo móvil pasaba al molino para su reducción. El molino impactor es un equipo de conminución por impactos diseñado y fabricado por Rubble Master. Tiene una boca de entrada de 950 x 700 mm y un rotor de cuatro martillos con un diseño muy característico que permite alcanzar elevadas producciones tanto con material natural como con material reciclado con alto contenido en hierro. El material reducido a la fracción 0-40 mm es recogido por una cinta transportadora de 1.000 mm de ancho y más de tres metros de longitud, sobre la que se ha montado un overband. Este equipo es el responsable de la eliminación de la fracción metálica que todavía se encuentre en el árido reciclado, garantizando que al acopio de material sólo llegue un material pétreo de la máxima calidad.

Palabras clave: Áridos , Demoliciones y Derribos, Derribos, Escombros, Excavaciones, Movimiento de Tierras y Excavaciones, Obra Civil, Residuos, Transporte De Residuos, Vertederos