Un infierno de carretera.

Un infierno de carretera. desde B-Biosca, S. L.

Por: B-Biosca, S. L.  27/11/2007
Palabras clave: Demoliciones y Derribos

11-11-2007. El tramo del Eje Pirenaico entre Pont de Suert y Xerallo se ha convertido en un auténtico infierno de asfalto para los conductores que se atreven a circular por los veinte kilómetros que separan las dos poblaciones. Dos endemoniados puertos de montaña (Perves y Viu de Lleva) con una infinidad de curbas cerradas, una estrecha calzada que ya no tiene aceras (derrumbadas) y una deficiente señalización convierte esta carretera en una vía más propia de tercera que lo que tendría que ser en su calidad de carretera estatal, más concretamente la N-260. Dos detalles muestran lo que muchos ya definen como una auténtica infraestructura del tercer mundo con un mantenimiento que se limita, de momento, a aguantar lo que queda. Y este mantenimiento, por ejemplo, consiste en colocar señales indicativas de que la línea discontinua que separa los dos sentidos solo sirve para guiar a los conductores del trazado y, no como sería normal, para pemitir los adelantamientos. Además, las señales avisan que las maniobras de adelantamiento no son aconsejables. Los vecinos de Pont de Suert la conocen palmo a palmo, aunque esto no es garantía de evitar los sustos como encontrarse, por ejemplo, con un camión que invade casi toda la calzada. Una bozina advierte, que se alcanza un vehículo pesado, es decir, sinónimo de que se tiene que reducir la velocidad. Camión y coche pasan a escasos centímetros. Después de diversos tramos limitados a treinta kilómetros por hora y con curbas peligrosas seguidas, se llega al puerto de Viu de Llevata. Y sorpresa, uno se puede encontrar con dos camions saliendo de cara invadiendo el centro de la calzada. Peligro de colisión y frenada. No hay más remedio. Con otro paliza viária se llega al puerto de perves. Allí, Josep Perecho, un vecino de Corroncui, se explica alto y claro: “Que hagan el túnel de una vez. ¡Muchos estudios y no sé que más, pero aquí nos hemos quedado!”. El descenso hasta Xerallo es otro palo. Después de una nueva infinidad de curbas peligrosas (que no se pueden coger a més de veinte o treinta por hora) se llega a la civilización. En Xerallo, el pueblo de la cementera, hay otra carretera. Allí comienzan los tramos renovados con curbas anchas y peraltadas, trazado moderno y.. un descanso para el conductor. Al menos, hasta el viaje de vuelta a Pont de Suert. Este calvario para la carretera aún no tiene solución. El ministerio de Fomento publicó un estudio informativo en julio del 2005 en el que recomendaba un trazado con cinco túneles para superar los puertos de Perves y Viu. Era una alternativa a otra opción que se habría propuesto años antes y que quedó descartada por los posibles consecuencias ambientales: un túnel de seis kilómetros, que lo convertiría en el más largo de España. Desde el último estudio informativo no ha habido nada más. Como tampoco ha habido nada más para lo otros tramos pendientes, como el puerto del Cantó entre Sort y Adrall o la variante de Gerri de la Sal (aprobada y sin fecha de inicio). En cambio, en Girona, donde el Eje Pirenáico sí que tiene un elevado tránsito, ya hay hasta tramos desdoblados en algunos puntos de la Garrotxa. J. DE MONER / J. GABERNET

Palabras clave: Demoliciones y Derribos