Acústica Arquitectónica

Por: ALLPE Medio Ambiente  22/11/2008

 Una vez se han definido los condicionantes del planeamiento urbanístico, se debe asegurar que la construcción de los edificios se haga acorde a las leyes vigentes sobre confort acústico.
La elección de materiales adecuados para insonorizar las diferentes viviendas entre sí o de los espacios comunes (ascensores, puertas de garaje, etc.) son indispensables para asegurar unas condiciones acústicas óptimas  a los habitantes de los hogares. Por otro lado pueden haberse producido modificaciones sustanciales de las condiciones previstas por el planeamiento que no hayan sido evaluadas con el suficiente nivel de detalle (modificación de alguna carretera o del tráfico de la misma, etc).  También en esta fase de construcción se deben considerar estas modificaciones para asegurar condiciones aceptables que eviten un estrés sonoro a sus habitantes. Se debe considerar también que  las actividades industriales o de ocio no deben superar unos umbrales máximos, asegurando para este tipo de edificios, destinados a usos alternativos al residencial, unas condiciones de aislamiento que permitan integrarlos en el conjunto urbano sin que causen problemas de ruido. Los requisitos impuestos por el nuevo Código Técnico de la Edificación en referencia a niveles acústicos, también hacen necesarios estos estudios de ruido, previos a la construcción para calcular medidas de aislamiento y posteriores a la misma para verificar la idoneidad de la insonorización. Se definen normalmente tres tipos de medidas muy frecuentes: la insonorización de las viviendas para que no se vean afectadas por niveles de ruido elevados en su interior, el aislamiento de las fuentes de ruido, insonorizando los recintos para evitar que los niveles en el exterior de los mismos sean mayores de los tolerables, caso de negocios diversos en entornos urbanos; y por último la realización de barreras acústicas entre la fuente de ruido y el receptor. Estas barreras de materiales artificiales reducen considerablemente los niveles acústicos en los edificios a habitar. En muchos casos una combinación de las tres consideraciones anteriores es lo más adecuado. La edificación es otro campo de actuación de la acústica, y un correcto estudio sonoro posibilita evitar problemas en los residentes, que en casos extremos pueden afectar seriamente a su salud. Casos como auditorios, salas de concierto, aulas, escenarios, teatros, cines, etc. requieren de un análisis acústico previo que asegure unas condiciones óptimas de funcionamiento. El anticipar los niveles de recepción de las ondas acústicas en los diferentes puntos, con el objeto de hacer posible la audición correcta y sin distorsiones en los diferentes puntos de estos  locales, evita problemas posteriores de difícil corrección. En estos estudios se debe tener en cuenta tanto la disposición geométrica de los oyentes como los materiales que van a ser empleados en la construcción. Éstos alteran en gran medida los resultados finales de la acústica del local. Un estudio completo que asegure una calidad óptima en estos recintos depende de múltiples factores, muchos de ellos de difícil cálculo. Si su empresa precisa un proyecto acústico arquitectónico contacte con nosotros. Como en todos nuestros proyectos le mantenemos informado del desarrollo del mismo y las posibles incidencias que se presenten; y respetamos escrupulosamente, ante nuestros clientes,  las fechas de entrega acordadas.


Ponte en contacto con ALLPE Medio Ambiente

Correo electrónico

Imprimir ésta página