REFLEXIONES DEL CONGRESO SOBRE LA LUCHA CONTRA LA TRATA DE PERSONAS EN EL MARCO DEL NUEVO CONVENIO D

Por: Proyecto ESPERANZA - Adoratrices  14/10/2008
Palabras clave: Asociaciones-Fundaciones, Víctimas, Derechos Humanos,

Madrid, 14 de octubre de 2008. Esta mañana ha tenido lugar la inauguración del Congreso sobre la Lucha contra la Trata de Personas en el Marco del nuevo Convenio del Consejo de Europa organizado por Proyecto ESPERANZA. Su objetivo de avanzar en el reconocimiento y respeto a los derechos de las víctimas de este delito. La inauguración del congreso corrió a cargo de Rocío de la Hoz, Directora General de Igualdad de Oportunidades del Ayuntamiento de Madrid que recordó cómo a ninguna otra víctima se la exige que denuncie o tenga noticia de sus explotadores como condición para proveerle su protección. A un niño soldado no se le pide que sepa quién le dio el fusil, a un consumidor no se le exige que sepa quién es el traficante que le vende la droga, sin embargo, a una mujer víctima de la trata se la exige que dé información relevante sobre el grupo o mafia que la trafica como condición básica para acceder a derechos.

Las ponencias marco del Congreso fueron presentadas por Marta Requena, Directora de la División de Igualdad de Género y Lucha contra la Trata del Consejo de Europa quien resaltó la importancia de profundizar el concepto de delito y de violación de Derechos Humanos. En los delitos hay criminales que han de ser perseguidos, en la violación de DD.HH además, hay víctimas que obligatoriamente han de ser protegidas por los estados.
Requena resaltó además el carácter vinculante del Convenio, firmado pero no ratificado por España y cómo el hecho de que ya existe jurisprudencia contra Francia por no proteger a una persona víctima de la Trata. El Convenio de Europa se articula en lo que Requena señaló como las “Tres P”: Prevenir, Proteger y Perseguir., resaltando tanto las similitudes como otras piezas legislativas de NN.UU, como el Protocolo de Palermo, de quien asume la definición del fenómeno y la centralidad de los DD.HH, frente a otras prioridades de control migratorio, orden público o represión del delito.
Junto a ello, un rasgo aportado específicamente por el Convenio, el hecho de que los criminales puedan estar o no organizados entorno a redes criminales, dando así acogida a una realidad de explotación muchas veces promovida por particulares o personas del entorno de la propia víctima. La definición de víctima también pasa a estar expresamente recogida por el Convenio y no deja conceptos discrecionales como deja el protocolo de Palermo a los países. Las medidas que propone el Convenio serán obligatorias para los países firmantes. Entre las que destaca el período de reflexión para las mujeres víctimas de un mínimo de 30 días, permiso de residencia, etc.

Por su parte, Nerea Bilbatua de la Alianza Global contra la Trata de Mujeres (GAATW) aportó una visión global del trabajo de ONGs con mujeres víctimas, enfatizando la necesidad de enfocar el trabajo de protección a las víctimas sin perjudicar, aún con buena fe, otras personas.También puso sobre la mesa la realidad de las mujeres explotadas en servicio doméstico en varios países, la necesidad de dar voz participación a las mujeres atendidas para verificar que el enfoque de Derechos Humanos realmente las beneficia y no es coartada para restringir movimientos fronterizos o se cae en paternalismos incapacitadotes. Compartió la experiencia de otros países donde la llamó la atención la figura del Relator sobre la Trata de Holanda, o la legislación italiana que no condiciona la provisión de derechos a la denuncia. Finalmente recalcó, desde la experiencia recogida en su estudio “colateral Damage” la necesidad de dar al menos, 90 días de periodo de reflexión para que las mujeres puedan realmente decidir y tomar acciones eficaces en la protección de sus derechos.

Isabel Valldecabres, Asesora Parlamentaria del Ministerio de Igualdad
habló de la trayectoria del Plan Nacional contra la Trata que está previsto sea aprobado antes de diciembre, y cómo es un trabajo coordinado desde el Ministerio de Igualdad pero que tocará transversalmente a múltiples ministerios. Valldecabres señaló: “Estamos en un momento donde el debate ha de centrarse en la protección de las víctimas más allá de discursos periféricos sobre legalización o no legalización de la prostitución” El plan se irá desplegando en los sucesivos años y tendrá su memoria económica, entre la que se incluye una partida de 2 millones de euros para comenzar a desarrollar las primeras actuaciones.

MESA DE DEBATE: IDENTIFICACIÓN Y DERIVACIÓN DE VÍCTIMAS

Verónica Teresí del Instituto de Desarrollo y Cooperación de la Universidad Complutense de Madrid enfatizó la necesidad de distinguir las estrategias de identificación en función del origen de las mujeres. “No es lo mismo la protección a mujeres de origen brasileño que de origen rumano u otros”. Igualmente aportó el dato de que la mujer no se identifica así misma como víctima de la trata y la necesidad de hacer un trabajo en este sentido. Igualmente enfatizó el concepto de vulnerabilidad social, que no siendo jurídico, requiere que técnicamente sea trabajado para darle la mayor claridad posible.

José Luis González de la Unidad Técnica de Policía Judicial de la Guardia Civil señaló cómo que es la Guardia Civil es el cuerpo de seguridad que da la cobertura al 85% del territorio nacional y al 50% de la población. Identificó en su territorio en torno a 15.000 mujeres potenciales víctimas de las cuales sólo se han recogido 138 denuncias en el año 2008.

Viviana Waiffman de la Red Española Contra la Trata de Personas, presentó la guía de identificación y derivación elaborada por las 22 organizaciones que forman parte de la Red, también el Proyecto Esperanza. Waiffman, enfatizó la importancia de dedicar recursos y trabajo a la fase de identificación y derivación, pues sin ella, toda la arquitectura de protección y atención no tiene su principal ingrediente, la mujer víctima identificada. Los procesos de identificación han de ampliarse a toda la red social y no pueden quedar sólo en manos de determinados agentes sociales, cuerpos y fuerzas de seguridad que no siempre son los más idóneos desde el punto de vista de las mujeres.

Marta González, Coordinadora del Proyecto ESPERANZA señaló: “Queremos que el nuevo Convenio del Consejo Europa, firmado por España el 9 de julio de 2008 y aún pendiente de ratificación sea un referente y un horizonte para crear un espacio de análisis y reflexión compartida sobre la situación actual en España en relación con la Identificación y Protección a Mujeres Víctimas de la Trata con Fines de Explotación.” El Congreso se desarrolla en un momento crucial, propicio para aportar propuestas y formular recomendaciones, alestar a punto de finalizar la redacción y aprobación del Plan Nacional contra la Trata conFines de Explotación Sexual, previsto para diciembre de 2008.

Esta tarde y mañana el Congreso profundizará en torno al resto de mesas de debate: Asistencia Integral y Protección jurídica y Acceso a la Justicia. Participaron representantes de la Administración Pública, del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil, Fiscalía de Extranjería, Colegio de Abogados de Madrid y numerosas Organizaciones No Gubernamentales especializadas en la Asistencia a Víctimas de la Trata con fines de Explotación. Más de 150 profesionales de distintas CC.AA. entre organizaciones, instituciones y ong´s participarán en los espacios de debate para alcanzar acuerdos, sinergias y puntos de vista que permitan avanzar en la conquista de los derechos humanos de las víctimas.

Más información, confirmación de asistencias o gestión de entrevistas:
Laura Toronjo Responsable de Prensa Proyecto Esperanza Tel:696792236
[email protected]

Ver programa aquí: http://www.redinamo.org/proyectoesperanza/programa.html

Sobre Proyecto ESPERANZA www.proyectoesperanza.org P

royecto Esperanza surge en el año 1999 ante el crecimiento de la Trata de Mujeres en España, y desarrolla un programa de acogida integral para mujeres víctimas de explotación en la prostitución, servicio doméstico, matrimonios serviles y otros trabajos en condiciones de esclavitud. El proyecto, a cargo de la Congregación de Religiosas Adoratrices, cuenta con un equipo multidisciplinar de profesionales que considera la trata de personas una violación de los derechos humanos. Colabora estrechamente con otras organizaciones, y forma parte de la Red Española contra la Trata y de la Alianza Global contra la Trata de Mujeres (GAATW).

Palabras clave: Acogida Integral, Asociaciones-Fundaciones, Derechos Humanos, Trata De Mujeres, Víctimas,

Ponte en contacto con Proyecto ESPERANZA - Adoratrices

Correo electrónico

Imprimir ésta página