LA PRUEBA PERICIAL, EL LUCRO CESANTE Y EL DESPIDO ECONOMICO

Por: ELENA BARANDA MATAMOROS  01/02/2012
Palabras clave: Informes Periciales, Perito Judicial, Perito

   LA PRUEBA PERICIAL, EL LUCRO CESANTE Y EL DESPIDO ECONOMICO      

El Dictamen de Peritos es uno de los medios de prueba de mayor relevancia, y por ello es frecuente su utilización para realizar un estudio en profundidad sobre hechos que escapan a los conocimientos del Juzgador.  
Por regla general, son las partes las que designan a los peritos, y aportan sus Dictámenes acompañando a los escritos de demanda o contestación. Además deberán manifestar si se quiere que los peritos comparezcan en el juicio. Pero también puede ser el Juez quien, previa solicitud de las partes, designe a los peritos, como consecuencia de las alegaciones complementarias formuladas por las partes en la audiencia previa del juicio ordinario o en la vista al juicio verbal    

DESIGNACION DEL PERITO    

Hay opiniones a favor de la designación judicial del perito, por considerar que será más imparcial. Sin embargo, hay que tener en cuenta que se trata de profesionales, con unos conocimientos específicos que les permiten que un tribunal admita sus manifestaciones, y que además están obligados a decir verdad bajo sanción penal, en el caso de incumplir con sus deberes. Por tanto no debería existir ninguna diferencia en el dictamen emitido por el perito, tanto si es designado judicialmente como de parte.  
Otra cosa es cuando el perito judicial se nombra para analizar los dictámenes periciales presentados por ambas partes, y que resultan contradictorios, pues parece que existe un ánimo judicial a considerar mas objetivas las pruebas del perito judicial.    

¿QUE SUPONE EL DICTAMEN PERICIAL PARA EL JUEZ?    

Un Juez no puede saber de todo, sin embargo un buen informe pericial puede ayudarle a juzgar correctamente. Los peritos en sus dictámenes, exponen opiniones profesionales pero que no son vinculantes para el Juez, si bien constituyen un elemento importante, pues el resultado de la prueba adquiere en muchos casos una importancia decisiva en el acto de emitir sentencia, permitiendo al juzgador conocer exactamente lo que ha ocurrido.  
Al experto le corresponde la apreciación del hecho, pero no debe sacar conclusiones sobre el interés del litigio o sobre la culpabilidad del reo. Es el Juez quien decide.  
No obstante, hay ocasiones en las que el Juez pide al experto que concrete la existencia o inexistencia de delito, de manera que el perito no emite un juicio sino que expone una evidencia.    

¿COMO DEBE SER EL DICTAMEN PERICIAL?    

La fuerza de un Dictamen Pericial reside en su mayor o menor fundamentación.  
Puesto que el perito dictamina sobre hechos que habrán de ser luego apreciados por el Juez, es importante que el lenguaje sea entendible, obviando tecnicismos propios de un lenguaje especializado, de manera que la exposición resulte clara y con frases concisas que ayuden a la comprensión de lo escrito.  
Si el Juez no entiende el Dictamen, será difícil que pueda juzgar correctamente.    
Además, en el caso de las periciales contables y económico-financieras, puesto que contienen cifras, resultará necesaria su exactitud aritmética. Siendo esa exactitud la que reforzará el valor de la prueba.   Por último, es importante que la evidencia que obtenga el perito, no sea incompleta, para lo cual deberá verificarse al cien por cien la documentación. De lo contrario solo obtendremos un porcentaje de la veracidad de la prueba. De esta manera se conseguirá que las pruebas que aporte el Dictamen Pericial sean concluyentes y evidentes    

¿EN QUE CASOS SE APORTARA UN INFORME PERICIAL CONTABLE O ECONOMICO-FINANCIERO?    

Se precisará de una Pericial Contable o Económica siempre que se quiera demostrar un daño económico  por el incumplimiento de un contrato, y calcular una cantidad como indemnización por dicho incumplimiento.  
También será conveniente realizar la prueba pericial contable para esclarecer delitos de enriquecimiento a costa de patrimonio ajeno (hurto, defraudaciones como la estafa  o la apropiación indebida, delitos societarios, delitos contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social,…).  
Además se utilizará en el ámbito de la jurisdicción laboral, siendo de destacar aquí la emisión de periciales para justificar los despidos objetivos por causas económicas.                

EL LUCRO CESANTE    

En el plano económico existen dos maneras (Lucro Cesante y Daño Emergente) de manifestarse los daños como consecuencia de un incumplimiento imputado a un tercero. Ambos conceptos se refieren a una lesión patrimonial, pero la diferencia es que el Daño Emergente se refiere a la pérdida patrimonial sufrida por el acreedor, y el Lucro Cesante se refiere al beneficio que dicho acreedor ha dejado de percibir.  
Mientras que el Daño Emergente se refiere a un daño que ya se ha producido, la complicación que tiene la prueba del Lucro Cesante es que no se refiere a un hecho acontecido sino a un hecho que podría haber acontecido y que no se produjo como consecuencia del incumplimiento de un contrato.  

La Indemnización    

Puesto que para la obtención de la prueba del Lucro Cesante, se requiere de ciertas dosis de incertidumbre o aleatoriedad, esto explica que los tribunales sean cautelosos en el reconocimiento de la indemnización.  
Por otro lado, no todos los daños causados al acreedor por el incumplimiento del deudor, aun probados, son indemnizables, de manera que una cosa es la prueba de los daños causados y otra es su imputación jurídica, conforme al criterio que justifica el deber de indemnizarlos.  
El incumplimiento implica la insatisfacción del interés del acreedor, pero no necesariamente supone un daño económico. En ese caso el incumplimiento, en lugar de una indemnización, otorga al acreedor la posibilidad de desvincularse del contrato a través de la resolución.     La Prueba    
Respecto a la carga de la prueba, corresponde normalmente a la parte perjudicada, que suele ser la demandante. Para ello necesitará acudir a un Perito que a través de un Informe Pericial, acredite ese beneficio dejado de percibir, y establezca el “quantum” del Lucro Cesante.  
La jurisprudencia exige rigor en la valoración de la prueba sobre la existencia del Lucro Cesante y sobre todo de su importe, para lo cual debe acreditarse el nexo causal entre el acto ilícito y el beneficio dejado de percibir.  
Dicha cantidad debe estar bien calculada, pues con frecuencia los tribunales dejan de conceder indemnización por las ganancias perdidas, no porque estas no se hayan determinado sino porque no se han cuantificado bien.  
Hay que tener en cuenta que a partir de un hecho admitido o probado, el tribunal podrá presumir la certeza de otro hecho, si entre el admitido y el presunto existe un enlace preciso y directo.   Pero la prueba de la ganancia frustrada y la prueba de su cuantía, plantéa diversos problemas. Si bien demostrar al Juez la existencia de una ganancia perdida, en muchos casos no es complicado, no ocurre lo mismo con el cálculo de su cuantía, porque su importe dependerá de distintas circunstancias.  
Por ejemplo, para acreditar la ganancia perdida por un negocio que ha tenido que cerrar, se deberá acudir a la prueba de hechos tales como las ganancias que tenía durante el año anterior, para lo cual se necesitará analizar la contabilidad o sus declaraciones fiscales, y además se deberán conocer datos sobre el sector de actividad en el que se encuadra el negocio afectado para tener conocimiento de tendencias o comportamientos del mismo.    

EL DESPIDO POR CAUSAS ECONOMICAS    

A pesar de que ante una situación económica negativa en la Empresa, lo lógico es un reajuste de plantilla, en la práctica algunos Jueces y Tribunales no lo ven tan lógico, y eso plantea muchas dificultades a la hora de probar un despido por causas económicas.  
El empresario que se ve obligado a despedir a parte de su plantilla, no lo tiene fácil, pues se genera una tensión que hace que el proceso sea  doloroso. En contra de lo que algunos piensen, el empresario no es una cosa, sino una persona con sentimientos como cualquier otra, que en muchas ocasiones tiene una relación con sus trabajadores mayor que lo simplemente profesional, de manera que conoce su situación personal, conoce a su familia.., y eso complica aún mas la toma de ciertas decisiones. Sin embargo, lo que se pretende adoptando estas medidas es conseguir la permanencia del resto de la plantilla y la viabilidad de la Empresa, y no hay otro que pueda tomar esa decisión sino el que emprendió el negocio.  
Un empresario contrata cuando la aportación del trabajador a la Empresa es positiva, pero si deja de serlo es comprensible que deba prescindir de el.  
Visto así, no debería ser necesario que la Empresa tuviera pérdidas para poder despedir trabajadores, sino que debería bastar con que la evolución de los resultados fuese negativa. Sin embargo, si bien es posible que en las empresas grandes ocurra así, la realidad es que en la mayoría de las empresas pequeñas o medianas se suele alargar la situación  negativa precisamente por lo complicado que es tomar la decisión de despedir a alguien, y es en el momento en que las pérdidas se instalan en la Empresa cuando ya no queda mas remedio que tomar la decisión.      

Requisitos formales del despido    

Llegados a este punto, habrá que respetar las formas, pues una gran mayoría de los despidos son declarados nulos por defecto de forma.   La forma de los despidos objetivos deberá cumplir tres requisitos:  
1.- La comunicación del despido al trabajador, deberá ser por escrito y expresando la causa del despido de manera clara y precisa.
2.- Se debe conceder un preaviso de 30 días desde la entrega de la comunicación (si se avisa con menos días habrá que abonar al trabajador, los días de diferencia).
3.- Simultáneamente habrá que poner a disposición del trabajador la indemnización de 20 días por año trabajado (con un máximo de 12 mensualidades). Solo en el caso de despido basado en causa económica, la empresa que no disponga de tal cantidad, por absoluta falta de liquidez, podrá demorar la puesta de la indemnización a disposición del trabajador.    
La decisión del despido y su fundamento    
Cuando las pérdidas son continuadas y cuantiosas, la amortización de puestos de trabajo es una medida que ayuda a superar dicha situación económica negativa, pues la disminución de los costes de personal contribuyen a aliviar la cuenta de resultados, pudiendo ser una forma de que las empresas superen la crisis económica en menos tiempo.  
Las causas objetivas de un despido, además de económicas, pueden ser técnicas, organizativas y de producción. En estos tres últimos casos no es necesario que se de una situación económica negativa. Sin embargo dichas causas están normalmente relacionadas con motivos económicos (inversiones, reorganización interna, cifras de negocio…) que condicionarán la viabilidad de la Empresa, y que deberán ser analizados y argumentados debidamente.  
Si la Empresa fundamenta la extinción de puestos de trabajo en causas económicas, evidentemente deberá probarlo.  
Dicha situación de crisis debe ser actual, real y con entidad suficiente para justificar la amortización de puestos de trabajo. No podrán utilizarse criterios hipotéticos o de futuro, pero tampoco deberá exigirse que la situación de crisis sea total e irreversible, pues la medida tomada deberá contribuir a superar la situación económica negativa.  
Deberá demostrar la existencia de pérdidas económicas actuales o previstas en un futuro, o que el nivel de cifra de negocios ha disminuido de tal manera que puede provocar la pérdida de puestos de trabajo o incidir sobre la propia viabilidad económica de la Empresa.  
Para ello será necesario que las empresas presenten datos de su contabilidad, impuestos,… que lo demuestren. Así se podrán analizar las pérdidas o desequilibrios financieros, la relación entre ingresos y gastos. Además se podrá analizar la cantidad producida, la cantidad vendida, los ingresos y costes generados por las ventas. También el Mercado deberá ser objeto de análisis, pues de el dependerán los niveles de oferta y demanda de los productos.  
Es aquí donde la asistencia de un Perito Contable será importante, pues permitirá aclarar dudas sobre la situación económica de la Empresa, reforzando el argumento sobre la toma de decisión de amortizar puestos de trabajo, y ayudando al órgano judicial para que pueda decidir de forma razonable.      

Elementos de análisis para emitir un juicio  

Un despido objetivo por causas económicas, tiene que enjuiciarse a partir de dos elementos:  
1.-La situación negativa de la Empresa
2.-La finalidad que persigue la medida adoptada, así como la conexión entre ambas.  

1.- La situación negativa   Debe existir un resultado negativo, y debe quedar acreditada la existencia de pérdidas constantes. Aunque eso no quiere decir que la situación tenga que ser irreversible, ni que sea necesario un plan de viabilidad. Una Pericial Económica, aunque no se exige, puede ser un  medio de prueba definitivo.  
2.- La medida adoptada y el fin perseguido   La amortización de un puesto de trabajo debe considerarse un ajuste que contribuye a superar una situación económica negativa de la Empresa, favoreciendo una mejoría que puede ser determinante para que la Empresa permanezca operando en el Mercado. Para que tal medida sea enjuiciada, debe fundamentarse la conexión entre las pérdidas y el número de despidos, con un análisis bien argumentado y probatorio de la situación.  

Palabras clave: Daño emergente, despidos economicos, dictamenes periciales, Economista, incumplimiento de contratos, Informes Periciales, peritaciones economicas, Perito, Perito Contable, perito economista, Perito Financiero, Perito Judicial, Valoraciones Patrimoniales,

Ponte en contacto con ELENA BARANDA MATAMOROS

Correo electrónico

Imprimir ésta página

Otras novedades y actualizaciones desde ELENA BARANDA MATAMOROS

07/03/2012

EL CONCURSO DE ACREEDORES

EL CONCURSO DE ACREEDORES  Es un instrumento jurídico previsto para tratar de resolver los problemas que ocasiona una situación de insolvencia.


07/03/2012

DESPIDO POR CAUSAS ECONOMICAS

DESPIDO POR CAUSAS ECONOMICAS  Cuando las pérdidas son continuadas y cuantiosas, la amortización de puestos de trabajo es una medida que ayuda a superar dicha situación económica negativa.


01/02/2012

DELITOS ECONOMICOS

                                                     DELITOS ECONOMICOS  Los delitos económicos se refieren a cualquier delito no violento que da lugar a una pérdida financiera.