El Reto

Por: Reciklas  17/08/2008
Palabras clave: Reciclaje, Residuos, Demolición

La actual legislación, y principalmente el nuevo decreto 105/2008, promueven la separación en origen como el mejor método de conseguir un reciclaje final adecuado para el producto. Resulta evidente que cualquier instalación de valorización y reciclaje desearía que el material que llega a sus instalaciones sea un material puro y sin mezclas de elementos que dificulten su trabajo. Pero en Reciclas somos conscientes de que en la actualidad, el material procedente de las obras de construcción e incluso de derribo, llega contaminado con una alta mezcla de diferentes materiales. Ello resulta aun más evidente en las pequeñas obras en las que no resulta posible la contratación de diferentes contenedores para el depósito de materiales y viene agravado por la escasa conciencia actual de las constructoras en este sentido. En Reciclas fomentamos a través del coste de entrada la separación en origen, premiando a aquellos que nos hacen llegar los materiales separados. Pero eso no significa que rechacemos aquellos contenedores en los que el R.C.D. llega con un alto grado de mezcla al entender que si los mismos no son recepcionados acabarán por desgracia en la cuenta de cualquier carretera o en lugares en los que simplemente dichos materiales son enterrados para hacerlos desaparecer. Para lograr este objetivo ha sido necesario dotar de los medios humanos y materiales suficientes para conseguir un alto nivel de separación. Cuando el material accede a nuestras instalaciones pasa una primera inspección visual en control de entrada donde se toma nota además de los datos necesarios: origen del residuo, transportista, volumen y tipología. Con la primera inspección podemos dirigir el vehículo de carga hacía el lugar más adecuado para su depósito (acopio de materiales mezclados/acopio de materiales relativamente limpios). Sin embargo es en la segunda inspección que realiza nuestro personal una vez que el material ha sido descargado, cuando puede observarse en detalle el tipo de residuo depósitado, modificando si es necesario o complementando los datos tomados a la entrada. Si el material depositado tiene un nivel de limpieza suficiente, se procesa el mismo directamente, pasando inicialmente por una precribadora, que cuenta con un pequeño triaje manual incorporado, para el caso de que aparezcan algunos elementos mezclados. Aquí pueden obtenerse tres tipos de material: materiales finos con granulometría 0-10mm, menos finos de granulometría 10-40mm, y materiales de granulometría superior que en caso de ser necesario pueden pasar a proceso de trituración. El material con mayor contenido de mezcla, es sometido primero a un triaje mediante pulpo. Gracías al mismo se consigue separar los materiales tales como palets, plasticos, etc, con anterioridad al inicio del proceso de valorización. Una vez que se han separado los elementos de mayor tamaño se inicial el proceso de valorización y reciclado que comienza con el precribado que separa granulometrías inferiores a 40mm., la cinta de salida acompaña el material hasta una cabina de triaje donde pueden separarse los materiales mezclados que hayan podido acompañar. La cabina cuenta además con un separador de férricos de alta potencia y un soplante para los pequeños trozos que no pueden separarse a mano. Al final del proceso obtenemos un material con grosor superior a 40mm, perfectamente limpio y listo para su trituración y reutilización. En la actualidad la planta cuenta con gestores autorizados que retiran el material no inerte ya separado, habiendo llegado a un porcentaje de valorización de los mismos del 90%. Se ha conseguido dar valor a materiales que en otro caso hubieran acabado en vertederos: maderas, férricos, plásticos (pet, film, coarrugados, pvc, etc.), papel, cartón, ... y todo ello perfectamente separado y colocado en contenedores diferenciados para ser enviados a reciclaje por los gestores correspondientes. Cuando encontramos una carga de material limpio y perfecto resulta fácil de reciclar para cualquiera, eso no es nuevo, lo que resulta a nuestro entender más importante y decisivo, es ser capaz de reciclar aquello que a primera vista parece sólo basura, y lo hemos conseguido.

Palabras clave: Demolición, Reciclaje, Residuos, Valorización