RFID LLEGA A LOS SUPERMERCADOS EN ESPAÑA

RFID LLEGA A LOS SUPERMERCADOS EN ESPAÑA desde NextPoints

Por: NextPoints  24/10/2008
Palabras clave: Rfid, Gestión de almacén, Inventarios

Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4 st1\:*{behavior:url(#ieooui) } /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:"Tabla normal"; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-parent:""; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin:0cm; mso-para-margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:10.0pt; font-family:"Times New Roman"; mso-ansi-language:#0400; mso-fareast-language:#0400; mso-bidi-language:#0400;} Vegalsa, la empresa que gestiona los supermercados del grupo Eroski en el noroeste de la península, ha encontrado en RFID la solución ideal para llevar a cabo el control de su inmovilizado, compuesto por una cantidad de elementos repartidos por sus casi 200 centros de venta, almacenes y oficinas. Estos deben estar controlados y perfectamente ubicados en todo momento, en vista de que las autoridades competentes realicen inspecciones. Antes de abordar el proyecto, el control de todos estos elementos requería de procesos manuales contra el sistema de control contable, con lo cual se invertía mucho tiempo. Por otro lado, los inventarios se hacían también de forma manual e identificando los elementos visualmente en base a sus características físicas. Esto constituía un proceso muy tedioso y dependiente del conocimiento previo de las personas encargadas de realizarlo, además de perturbar a los clientes y empleados del centro inventariado. Vegalsa, con el fin de mejorar estos procesos y aumentar el nivel de control en su inmovilizado, ha contado con aCore, empresa especializada en el desarrollo de soluciones informáticas utilizando tecnología RFID, e integradora de NextPoint Solutions, mayorista líder en el mercado nacional en tecnología RFID. En las primeras fases del proyecto, también se contó con la colaboración de la Universidad de A Coruña, que actuó como nexo entre Vegalsa y aCore. El primer paso para controlar el inmovilizado fue identificar los distintos elementos de forma que fuesen fácilmente distinguibles. Esto se logró mediante la utilización de tags RFID de tipo Global-tag para la mayoría de situaciones y BlueTag on-Metal para objetos metálicos o con características que así lo aconsejaran. Además, para facilitar la integración con procesos ya existentes en Vegalsa, se decidió imprimir los tags tipo etiqueta con el código RFID en formato numérico y en código de barras. Por otro lado, fue necesario desarrollar un sistema software para controlar todos los movimientos y facilitar la realización de inventarios. Este sistema, desarrollado por aCore, cuenta con dos partes diferenciadas: - Una aplicación web para controlar todos los movimientos del inmovilizado, asociados a una serie de procesos de aceptación por parte de las diferentes partes implicadas, como son altas, bajas y traspasos. En todos aquellos procesos que implican movimiento físico del inventariable, se requiere una lectura del código RFID utilizando la aplicación desarrollada sobre los terminales portátiles NPH EasyTag-3. Esto permite conocer con exactitud la situación de cada elemento y da un alto nivel de trazabilidad en cuanto a movimientos pasados. - Una aplicación para trabajo en campo, integrada en terminales portátiles NPH EasyTag-3, que se encarga de todos aquellos procesos en los que se necesita identificar físicamente los elementos del inmovilizado como los citados arriba. En estos procesos, destaca la realización de inventarios semiautomáticos y precisos. Con un barrido rápido por el centro inventariado, se obtiene inmediatamente un listado que indica aquellos elementos que se encontraron, aquellos que faltan y los códigos RFID que se han leído pero no deberían estar allí. Con la solución que se ha desarrollado se ha logrado cumplir con dos objetivos principales: - Conocer la situación real de cada uno de los elementos pertenecientes al inmovilizado de Vegalsa y tener controlados todos sus movimientos. - Mejorar en tiempo y precisión el proceso de inventario. El proceso que antes llevaba toda una jornada ahora necesita menos de una hora, además de lograr unos resultados completamente precisos y de poder ser realizado por una sola persona. El proceso de implantación de una solución de estas características siempre es complicado. En este caso, después de realizar pruebas piloto en un centro, se comenzó a etiquetar todo el inmovilizado de la empresa. Para ello, se designaron varios equipos de trabajo, cada uno con un NPH EasyTag-3, que a lo largo del verano de 2008 fueron identificando todos los inventariables y colocándoles el tag correspondiente. Tras un esfuerzo importante, se ha logrado tener identificado cerca del 100% de la empresa en poco más de 3 meses, y se estima que antes de final de este año la solución esté completamente implantada y el inmovilizado completamente controlado.

Palabras clave: Gestión de almacén, Inventarios, Rfid