El sector funerario propone alternativas ante la contaminación de las urnas funerarias abandonadas

Por: Grupo IFEDES  12/02/2008

El Ministerio de Sanidad esta desarrollando una nueva reguladora de los enterramientos y las incineraciones en España. Su aspecto más novedoso reside en la prohibición relativa a que las cenizas de los fallecidos sean depositadas en “plena naturaleza” con sus urnas. De hecho, la nueva reglamentación establece las circunstancias de conservación o destino de las cenizas del difunto: en urnas funerarias custodiadas por cementerios o familiares, en espacios destinados por el cementerio para tal fin o en espacios naturales siempre que no se deposite la urna contenedora de los restos. Con estas medidas se pretende dar un carácter más ecológico a los procedimientos funerarios, así como dotar de mayores condiciones sanitarias, incluyendo otras medidas como el empleo de féretros de cartón o reducción de las emisiones de los hornos crematorios. En este sentido, ya hay servicios funerarios privados que adecuan sus actuaciones dentro de estos parámetros. En Valencia, algunas empresas especializadas como Parque de la Paz ofrece la posibilidad de cumplir con estas exigencias, brindando a las familias un espacio, que de manera perpetua, permite depositar los restos de sus seres queridos tanto en urnas como en féretros, de manera menos agresiva para el medioambiente, reduciendo el impacto que, especialmente producen las urnas, que suelen incluir materiales contaminantes en un 90%. Tal como afirma Alejandro Pérez, Director Gerente de Parque de la Paz existen formulas como la cremación, que debe continuar siendo una alternativa al enterramiento tradicional, “pero evitando las consecuencias negativas que puede provocar en la naturaleza evitando que se convierta en un vertedero de recipientes funerarios”. Según datos de Parque de la Paz, empresa valenciana de servicios funerarios integrales, solo el 12 % de las urnas con cenizas se depositan en los cementerios. De hecho, desde su experiencia el sector funerario recomienda el enterramiento de los restos atendiendo a la “situación afectiva de las familias”. Así, como establece Alejandro Pérez, “seguimos apostando por “métodos que permitan a los familiares tener un lugar donde honrar a sus seres queridos”. De esta manera, se permite mantener los restos de los difuntos en un espacio sostenible y natural como ofrece este cementerio privado. En la misma línea de sostenibilidad ambiental, se obligará a retirar los marcapasos de los cadáveres antes de incinerarlos, ya que sus pilas están hechas con metales contaminantes.