Cómo elegir tus botas para la moto

Por: Tienda BMW  17/05/2010
Palabras clave: Calzado, moto, Botas

 

La gente, en especial los primerizos, son capaces de gastarse verdaderas fortunas en un casco réplica, incluso en un mono que cuesta más del sueldo de un mes, pero en cambio sólo los curtidos en mil batallas saben la importancia de unas buenas botas.

Si, es curioso comprobar este fenómeno. Es difícil mentalizar a un motorista poco experimentado de la importancia de proteger los pies y tobillos, cuando es una de las zonas más expuestas a sufrir daños aunque sean ligeros en la más tonta de las caídas en parado. Por lo tanto, no debería ser tomado, ni mucho menos, como la hermana pobre del equipo del motorista. Buena prueba de ello,  es el cuidado que tienen los grandes pilotos al respecto . Sin ir más lejos, la única gran lesión que ha tenido Dani Pedrosa a lo largo de su carrera fue la rotura de ambos tobillos el año que ganó su primer campeonato del mundo. Buenos traumatólogos y meses de dura recuperación lograron que al año siguiente ganase otra vez, pero sirve como ejemplo la importancia de llevar los pies bien protegidos.

Estructura:

Desde hace pocos años las botas para motoristas han sufrido una evolución espectacular, sobre todo en lo que a diseño se refiere, y cuando decimos esto nos referimos especialmente a las de circuito. Claro que, por evolución natural, no han tardado en verse en modelo más ruteros o invernales. Tanto como lo fue el uso de cascos integrales en su momento (aunque desde luego menos llamativo, por ser menos evidente para un espectador al ir en un sitio menos visible que la cabeza), el kevlar elástico en los monos de cuero o las piezas de carbono en los guantes. Son ideas de materiales y diseño que cambian el concepto de cómo fabricar un producto.

La bota tradicional se compone de la caña, la parte que sube desde el tobillo por la pierna. Ahí se suelen colocar tradicionalmente los grandes amortiguadoress de impacto, con gruesos acolchamientos y placas de plástico semirígido. En los últimos años estas se han cambiado por el carbono, el kevlar y lo más reciente, el titanio , que, aparte de ser más ligeros, quedan de lo más “molón”. En cuanto a la pala y el empeine (las partes que rodea al pie directamente), tiene el contrafuerte (la parte del talón) con recias protecciones, y alguna pieza en forma de fuelle en el tendón de Aquiles para facilitar la flexión.

La suela y la mediasuela son casi siempre del mismo material (goma al carbono), de perfil liso, o con un poco de tacón. A gusto del consumidor… o del piloto.

En el interior, el piso suele ser rígido, con una pequeña plantilla de mezcla entre piel y cartulina semirígida que hace de unión entre el corte y la mediasuela. Como herencia de las zapatillas deportivas, las de gama alta suelen incorporar una plantilla recambiable , que lo hace más confortable e higiénico, al poder lavar la plantilla aparte.

No olvidemos que en la parte externa de la puntera y en lo alto de la caña, incorpora unas piezas (velcro, tornillo, por un carril, etc.) para fijar las arrastraderas.

Consejos para elegir tus propias botas:

• Las de nueva generación, con la caña desmontable, son especialmente cómodas para usar con mono, o para la gente que tiene mucho volumen muscular en el gemelo.

• Pruébatelas antes de comprártelas, pues si la horma es muy estrecha (algo muy común), te apretarán el pie y será una verdadera tortura ponértelas.

• Si este es el caso, intenta con una talla más grande, pues al no andar habitualmente sobre ellas, una talla es un exceso admisible sin que resulte incómodo.

•  En este caso, prueba con una talla más y compénsalo con unos calcetines más gruesos si lo necesitas.

• Si son nuevas, comprueba que tengan plantilla recambiable, como las zapatillas deportivas. Si ya tienes unas botas, y no incorporan unas, vete a una tienda de deportes y pide un par de plantillas interiores. La diferencia de comodidad es espectacular.

• A pesar de que los nuevos diseños son muy útiles, no te dejes apabullar por ellos. Lo importante es que te calces unas buenas para protegerte, y con diseño tradicional (que son la gran mayoría aún) las hay muy buenas.

• Límpialas con cuidado, con un trapo húmedo enjabonado, y no las metas en la lavadora.

•  Para secarlas, no las acerques a una fuente de calor. Afectan a las protecciones y a la resistencia de la piel.

• Las muy “racing” tienen alguna versión con el cuero calado, para que refrigeren mejor. Muy bueno para el sofocante verano, pero muy frío para el invierno.

• Y lo más importante: son fundamentales en la equipación del motorista. Hazte con unas en cuanto puedas.

SI DESEA MÁS INFORMACIÓN DE PRECIOS DE BOTAS BMW PARA MOTOS VISITE EL SIEGUIENTE LINK:

Fuente: autocity

Palabras clave: Botas, Calzado, moto