Guantes para motorista

Por: Tienda BMW  20/05/2010
Palabras clave: Guantes

 

Cuando un motorista novato acude a una tienda a comprarse una equipación, observa con cuidado los monos de cuero, los cascos, incluso las botas... pero los veteranos saben que hay una prenda al menos tan importante como éstas, y que sólo te das cuenta de su importancia cuando no las has tenido a tiempo.

Cuando vamos a una concentración, o nos encontramos con esos cientos de otros motoristas en nuestra excursión del fín de semana, es curioso ver cómo se equipa cierta gente. Flamantes motos, a lo mejor últimos modelos deportivos , casco japonés de más de 600 euros, el mono (que también “farda” mucho) es de gama alta… pero en sus manos vemos guantes viejos, destrozados, o incluso de los utilizados en jardinería ¡Y no os riáis, que no es broma! Sin duda, uno de los detalles que distingue a los veteranos con muchas lecciones aprendidas, de los que aún creen que ir bien equipado es sólo usar elementos de marcas caras hasta donde llegue el presupuesto, es los guantes que usan. Ellos saben bien lo cara que puede salir una ridícula caída en parado: arañazos, heridas, incluso algún dedo roto. Una semana sin poder usar la mano ¡Imagínate si hubiera sido yendo rápido!

Y si hablamos de la época invernal, la diferencia entre poder apretar el freno o tener menos tacto que la mano derecha del capitán Garfio es usar unos buenos guantes de invierno . En este reportaje te informamos de todo lo que necesitas saber para llevar las manos seguras.

COMO TIENEN QUE SER LOS GUANTES

Por cuestiones de comodidad y de una mal entendida elegancia, algunos de los guantes que comercializan (sobre todo para uso urbano) son demasiados parecidos a unos de calle: sin protecciones en los nudillos, faldón corto y apenas refuerzos. Pero, incluso en estos casos, si la marca es mínimamente seria, ya observamos elementos que no se emplean en guantes normales: refuerzos e hilatura de kevlar, un pequeño acolchamiento en la palma, etc.

Para saber cómo han de ser unos buenos guantes de moto desde el punto de vista del diseño para la protección, nada mejor que observar a un piloto de GGPP. Los guantes son, posiblemente, la parte que más ha evolucionado de todos los elementos de la equipación durante la última década . Entre los monos de cuero de finales de los ´80 y los de ahora, las diferencias son conceptuales, lo mismo que con los cascos, En cambio, si comparas los guantes usados por Crivillé cuando fue campeón del Mundo de 125 cc y los de Dani Pedrosa... parecen de otra era.

Hagamos historia. Evidentemente, siempre se ha usado la piel como elemento base, al igual que en los monos de cuero, lo que ocurre es que, para mantener el tacto necesario para el puño y los mandos, la piel que se usaba era muy fina, con los efectos que eso tenía en la resistencia. Como mucho, tenían doble refuerzo con otra tira de piel en las falanges y otra en la palma. Con el tiempo, las lesiones en esta última zona empezaron a ser cada vez más graves, por lo que se colocaron junto con el refuerzo de la palma, una serie de tachuelas remachadas. Con ello se lograba mayor resistencia a la abrasión, además de disminuir la fricción , resbalando así por el suelo en caso de caída. Y así las lesiones de hombro, muy habituales al “engancharse” la mano con el suelo al arrastrar, se disminuían. Pero muy pronto este sistema mostró su cara oscura; al desgastarse la piel, el remache (que incluso se oxidaba con el tiempo) quedaba en contacto con la piel y en caso de caída podían llegar a clavarse en la palma. Por otro lado, la estructura general de piel degeneraba mucho con el sudor y los agentes externos, además de no tener apenas capacidad de amortiguación.

En cuanto a los de invierno, el cuero por fuera y lanilla de borrego por dentro era lo más habitual, pero la piel no se lleva nada bien con el agua o la humedad (lo más normal en invierno), además de no tener nada de tacto, ser gruesos y pesados.

MATERIALES DE LOS

En la década pasada hubo una explosión de materiales técnicos aplicados a todos los deportes... y por supuesto, el motociclismo no se quedó atrás. Por ejemplo , se empezaron a usar insertos interiores de poliuretano para lograr una absorción del impacto desconocida hasta entonces. En un primer momento, toda la protección se apoyaba en estas piezas, mientras que la abrasión se dejaba sólo al cuero. Entonces llegó el momento de los materiales llamados “composites”, tales como la fibra de carbono y el kevlar. A raíz de los accidentes sucedidos en pilotos famosos, como Capirossi, Carl Fogarty y Crivillé (que estuvo a punto de quedarse con la mano seriamente dañada al quedarse enganchada entre el manillar y el asfalto), quedó claro que la resistencia contra la abrasión tenía que mejorar. Para ello se recurrió a la técnica de insertar placas de carbono que cubrieran los nudillos y las falanges. En un principio, muchos pilotos no se adaptaban bien a la extraña rigidez que proporcionaban las placas , motivo por el cual rechazaron su uso... algo que le había ocurrido, por ejemplo, a Alex en el momento de ese accidente.

Actualmente parece totalmente impuesto, de modo que los guantes parecen dignos de un caballero medieval. La protección de la palma se suele encargar ahora a otra pieza de cuero ligeramente foamizada con espuma de kevlar , o con piezas también de carbono o últimamente titanio, relativamente flexible pero resistente. Como todo el resto del guante, la hilatura también es de kevlar, lo que evita un problema muy grave que ocurre con hilo convencional: en la caída se rompía por la abrasión, desmontando la pieza y dejando la piel al aire.

A nivel de diseño, se mejoraron las fijaciones gracias al uso del velcro en lugar de los obsoletos automáticos, o sólo elásticos. Los faldones se alargaron, de modo que también se protegía la muñeca y se ganaba aerodinámica... algo casi más importante en la calle que en las carreras, además de mejorar mucho la sujeción y la protección térmica. Además, evita ¡problemas de estabilidad en la moto!. Sí, aunque no te lo creas, el aire que entra por la bocamanga “empuja” la cazadora hacia atrás y la hace flamear, moviendo con ello al piloto. ¡Si supieras la cantidad de “extraños problemas de estabilidad” que se han solucionado con unos guantes aerodinámicos y una cazadora ajustada ... !

Los modelos con placas eran muy caros hasta hace unos pocos años, pero ahora es posible encontrar modelos excepcionales por menos de la mitad que en esa época.

En cuanto a los puramente invernales , la piel se ha cambiado por fibras sintéticas igual o más resistentes como la Cordura , que además tienen la ventaja que secan bien después de un chaparrón sin agrietarse ni secarse. En la partre interna se aplica laguna fibra transpirable como el Hypora o el Gore Tex para facilitar en lo posible la transpiración y el secado de la mano.

Por dentro, el aislante más habitual es el Thinsulate y fibras derivadas de ella, una especie de lana sintética mucho más ligera y efectiva a la ahora de aislar del frío, Además, se puede mojar y lavar sin problemas.

  

CONSEJOS PARA ELEGIR TUS GUANTES

1- El hilo usado ha de ser de kevlar , que siempre es amarillo... aunque no todos los hilos amarillos son de kevlar. Si el guante emplea este material en algún componente, tendrá cosido en algún lado una etiqueta que lo acredite.

2- Como sistema de ventilación, además de protección, los protectores de las falanges son piezas plásticas en forma de tobera con rejillas metálicas en su interior, con lo que se fuerza el caudal de aire de la marcha a que circule por dentro del guante.

3- Si te adaptas bien a su tacto, búscalos que tengan protección de fibra de carbono o similares . Hoy día los encuentras al alcance de cualquier bolsillo.

4- En la palma debe tener un doble refuerzo de piel, un inserto de fibra o algo similar cosido con hilo de kevlar. Antes tenían tachuelas, pero es un sistema viejo y peligroso, pues con la degeneración de la piel y la oxidación de los remaches internos producía graves lesiones.

5- Nunca sacrifiques los guantes por comprarte cascos o monos más caros . Con que equilibres un poco el presupuesto, conseguirás comprarte unos buenos guantes, ya sean “racing” o invernales.

6- La elección de la talla exacta es fundamental. Cerrando el puño, no te tiene que tirar en ningún punto . Si son grandes, pierdes tacto y se vuelven incómodos. Si los eliges muy justos, algo que ocurre sobre todo a los novatos (la experiencia es un grado), se terminará rasgando el cuero y rompiendo el cosido en los puntos de tensión.

7- Que tengan faldón que te cubra la muñeca, ajuste por velcro... y si es doble, mucho mejor.

8- Para el invierno elige cuidadosamente el un modelo con fibra transpirable tipo Gore Tex, y que desde luego no sean de piel. Los hay, y de buena calidad, pero está claro que si llueve o nieva, el cuero sufre más que las fibras sintéticas.

Si deseas unas de las mejores marcas de guantes para moto te aconsejo los guates bmw.

Palabras clave: Guantes