Siete meses después, Haití sigue igual

Por: Fundación Anesvad  13/08/2010
Palabras clave: Internacional, Fundación, Cooperación

Justo ahora se cumplen siete meses desde aquel fatídico 12 de enero en el que sufrió un terrible terremoto que provocó decenas de miles de víctimas, y en mayor número miles de desplazados, volviendo a sacar a la luz pública los bajos indicadores de desarrollo con los que cuenta . Los números no arrojan dudas y la estadística nos dice que antes del terremoto, ocho de cada diez ciudadanos de Haití ya vivía por debajo del umbral de la pobreza.

El terremoto terminó con la esperanza y los sueños de miles de personas que ya de por sí vivían en una situación muy vulnerable, arrancándoles sus medios de vida (principalmente la agricultura). Aquel día, muchos ciudadanos de la capital isleña que tuvieron la fortuna de estar en la calle y no bajo techo, se encontraron con que varias de las principales arterias del país estaban colapsadas y sumidas en un completo caos.

Se derrumbaron edificios enteros, las comunicaciones se cortaron durante días, la energía eléctrica fue interrumpida y el suministro de agua fue muy escaso, la gente se enzarzaba en busca de comida y atención médica. Los equipos de rescate trabajaron a destajo para socorrer a los posibles supervivientes, a la vez que el número de víctimas se iba multiplicando con el paso de las horas y días.

Siete meses después, el país no sólo no ha mejorado, sino que todos los problemas de inequidad, inestabilidad social y política, la falta de acceso a una salud o educación básicas, siguen estando patentes. Todo esto dificulta una recuperación real del país. Además, mucha de la ayuda que se prometió no ha llegado aún al terreno, lo que desespera más si cabe a la población local, que vive con la esperanza de salir adelante con esa ayuda prometida.

En su día, tras el terremoto, desde la lanzamos una campaña bajo el lema: en una clara manifestación de que el proceso de recuperación del país sería largo pero imposible sin el cumplimiento de los compromisos adquiridos en los primeros días después del desastre.

Por este motivo, nos parece muy interesante que siete meses después haya personas y interesados en seguir reflexionando y actuando sobre este país, Haití, que por desgracia sólo ha aparecido en el mapa cuando ha sufrido un gran desastre natural. No se trata de acordarse de Haití solo cuando se ve sacudido por un desastre natural, sino que el país más pobre del hesmisferio norte requiere de una atención permanente por parte de toda la comunidad internacional, si se quiere que pueda caminar algún día hacia su propio desarrollo.

La Fundación Anesvad lleva cinco años trabajando con población haitiana y ahora, más que nunca, vamos a estar allí para aportar nuestro granito en lo que mejor sabemos hacer: facilitar el acceso a la salud.


Palabras clave: Cooperación, Fundación, Internacional, ongd

Ponte en contacto con Fundación Anesvad

Correo electrónico

Imprimir ésta página