Tres años después, Huancavelica se recupera de las heridas del terremoto

Por: Fundación Anesvad  13/08/2010
Palabras clave: Internacional, Fundación, Cooperación

El domingo se cumple el tercer aniversario del terremoto que el 15 de agosto de 2007 sacudió . El temblor, que duro cerca de tres minutos se hizo interminable para los habitantes de Huancavelica, zona en donde nosotros hicimos el trabajo de emergencia y postemergencia. El epicentro del sismo se localizó en las costas del centro del Perú, a 40 kilómetros al oeste de Chincha Alta y a 150 km al suroeste de Lima, y su epicentro se ubicó a 39 kilómetros de profundidad.

Fue uno de los terremotos más violentos ocurridos en el Perú en los últimos años; el más poderoso (en cuanto a intensidad y a duración), pero no el más catastrófico, desde ese punto de vista el terremoto de 1970 produjo miles de muertos.

Nuestra propuesta de emergencia se concentró geográficamente en dos de las provincias del departamento de Huancavelica más afectadas por el terremoto de 7,9 en la escala de Richter, además del Departamento de Ica, donde la capital, Ica, así como las importantes ciudades de Pisco y Chincha fueron arrasadas.

Nuestra atención de salud de emergencia -se hizo a través de una Brigada Itinerante de Salud- y se enfocó en aquellos distritos donde hubo un colapso total del Sistema de Salud. Allí brindamos asistencia médica y tratamiento farmacológico a la población damnificada y afectada. Igualmente se brindó comida, mantas, agua y toda clase de insumos básicos para hacer frente a las necesidades más acuciantes de la población local.

Huancavelica ocupa todavía el peor ranking de desarrollo humano en Perú

Asimismo, la zona en la que intervinimos principalmente en forma de ayuda de emergencia, Huancavelica, es uno de los departamentos más pobres de Perú según el Mapa de Pobreza de FONCODES (Fondo de Cooperación y Desarrollo Social), y ocupaba y sigue ocupando en la actualidad el último lugar en el ranking de Desarrollo Humano elaborado por el .

Después del terremoto, mientras mucha de la ayuda se marchaba del país, la Fundación Anesvad se quedó allí con un proyecto a tres años de postemergencia. Un trabajo que sigue vigente y que está basado principalmente en salud y nutrición.

El siniestro dejó cerca de 1.500 muertos, casi 2.291 heridos, 76.000 viviendas totalmente destruidas e inhabitables y 431.000 personas resultaron afectadas. La magnitud destructiva del terremoto también causó grandes daños a las infraestructuras que proporcionaron los servicios básicos a la población, tales como agua potable y saneamiento, educación, salud y comunicaciones, que hasta el día de hoy en algunos casos, no han sido reconstruidos.

Tres años después de la tragedia, la quiere recordar a todas las víctimas que se llevó el terrible terremoto de aquel 15 de agosto de 2007.

Palabras clave: Cooperación, Fundación, Internacional, ongd

Ponte en contacto con Fundación Anesvad

Correo electrónico

Imprimir ésta página